29 mayo 2007

Más sobre best sellers

Sigue el debate sobre los best sellers en El País. Parece que Mañas ha destapado la caja de Pandora. El domingo leíamos a Julia Navarro (aquí el artículo completo), que entre otras cosas decía lo siguiente:

"El por qué algunos libros se convierten en éxitos de ventas y otros no es casi un misterio, que no he logrado que me desvelen ni siquiera los muchos libreros que he conocido en estos últimos años. La mayoría coincide en que la mejor y más exhaustiva campaña de marketing puede ayudar a vender unos cuantos miles de libros, pero no a convertirlos en éxitos de ventas. Es el boca a boca lo que funciona, son los lectores los que tienen la última palabra más allá de las recomendaciones de los críticos o de la publicidad. Ésa es la magia de los libros, el factor inesperado que hace que unos lleguen al corazón de los lectores y otros no.

Ya les gustaría a los editores, y no digamos a los escritores, lo confiesen o no, conocer la fórmula mágica que convirtiera en éxito de ventas cuanto escriben. Pero esa fórmula no existe. Ni todos los libros que se venden mucho carecen de calidad literaria ni los que apenas llegan a poco más que unos cientos de lectores son extraordinarios."

Y ayer lunes, El Roto nos dejaba su opinión gráfica sobre el tema...

4 comentarios:

Palimp dijo...

Pues sí; aunque hay que reconocer que un buen montaje de marketing también ayuda.

FRAC dijo...

Que el boca a boca funciona lo demuestra el éxito de "La sombra del viento".
Es una suerte que exista un factor inesperado por el cual el lector ama o detesta el libro que lee. Esto escapa a toda ley comercial y devuelve un poco de naturalidad al sector. Así, todo escritor cree tener una oportunidad.

¡El chiste gráfico es muy explícito! Pero concuerdo en que la calidad es un valor por sí solo, independiente de si se trata de un best seller o de una rareza inclasificable
.

sfer dijo...

Me entero por El Documentalista Enredado, que el mismo día que apareció el artículo de Julia Navarro en EP, también apareció éste de Enrique Murillo...

Miguel Sanfeliu dijo...

Este es un debate que me interesa mucho. Y creo que todos tienen su parte de razón, por el simple hecho de que no son válidas las generalizaciones.
Yo también opino, como Mañas, que el ciudadano consume la cultura que le dan. La televisión, al perseguir audiencia, apela a los instintos más primarios y, de este modo, nos embrutece.
Pero también coincido con Julia Navarro en que no se debe despreciar todo lo que aparece con la etiqueta de best-seller, pues este prejuicio nos llevaría a perdernos interesantes novelas.
El tercer texto intenta atrapar algo tan intangible e incomprensible como qué es la calidad literaria, lo cual me parece un objetivo inalcanzable.
Muy buenos textos.
Un saludo, Sfer.