05 enero 2018

Desde la caja de libros (septiembre-diciembre)

Capítulo 48
Llega el verano y las vacaciones y, con suerte, viajas. La gente te pregunta cómo es posible que vayas a visitar bibliotecas cuando estás en el extranjero, de vacaciones, y tú te preguntas: ¿cómo no podría?; allí, la hierba es más verde.
Capítulo 49
Supongo que en todos los gremios hay polémicas. ¿Por qué debería ser el de las bibliotecas públicas diferente?
Capítulo 50
Los que hace tiempo que no se prestan, pero que queremos conservar.
Los que acaban de llegar y están esperando ser “preparados” para salir a la sala.
Los que reservamos para ocasiones especiales.
Los que hemos pedido de otras bibliotecas para clubes de lectura.
Los que están de paso, ya sea al contenedor de reciclaje o a otras estanterías.
Capítulo 51
Con un poco de suerte, nadie podría encontrarte allí dentro.
Capítulo 52
Dossier de prensa (tercera entrega)
Capítulo 53
Las bellas bibliotecarias
Capítulo 54
Vive en la biblioteca porque si no los libros a lo mejor se van. O se mueren.
Capítulo 55
Necesitaba algo de paz, y esta semana la encontré en Thibaud Poirier…
Capítulo 56
CUANDO NO
Capítulo 57
CUANDO SÍ
Capítulo 58
La rutina es la siguiente: suenan las campanas de la iglesia. Abro las puertas de la biblioteca y me echo a un lado porque no quiero morir arrollado. Dos jubilados pugnan a codazos por ser el primero en entrar.
Capítulo 59
Sexta entrega: de cuando la gente se comunica con la biblioteca con notitas…
Capítulo 60
la vieja Biblioteca Pública de Los Ángeles
ha sido destruida por las llamas.
aquella biblioteca del centro.
con ella se fue
gran parte de mi
juventud.
Capítulo 61
La wifi funciona fatal.
Es que ya no queda más sitio donde estudiar.
No me puedo creer que haya seis personas esperando este libro.
¿No abrís el lunes por la mañana?
Bonus track navideño

Conversations




















He descubierto Conversations, los intercambios ilustrados entre Nicholas Blechman (director creativo de The New Yorker) y Christoph Niemann (ilustrador) en It's Nice That. Allí explican que durante unos meses, ambos intercambiaron dibujos y fotos con el móvil en las que intentaban mantener una conversación. Uno usaba tinta azul y el otro tinta negra. Lo han editado en un libro, que puede comprarse aquí.