30 diciembre 2011

Lo mejor y lo peor del 2011

¿Lo mejor?


Aunque la lista definitiva para este blog, la de lo mejor que ha leído una servidora este 2011, tendrá que esperar, como mínimo, a que abra la caja marcada "libretas", donde despreocupadamente empaqueté mi diario de lecturas...

¿Y lo peor?

Muchos discutirán que realmente sea lo peor, pero la noticia de que la revista infantil Tretzevents, con 60 años de historia, echa el cierre por falta de apoyo institucional, es bastante horrible. Por eso quiero aprovechar esta última entrada del año para pedirles que pasen por aquí, lean la carta de protesta que hemos redactado, y si lo consideran adecuado y oportuno, dejen un comentario. Ya casi somos 100, pero necesitamos más...

(Y si tienen a bien difundirlo entre sus conocidos, sus amistades, sus colegas, sus seguidores en Twitter, sus blogs, etc... les adelanto nuestros agradecimientos).

Abrazos y muchos muchos ánimos para este 2012. Esperemos que empiece con mejor pie del que se está gastando el 2011 para terminar...


23 diciembre 2011

Hora de cierre

Chus escribe microcuentos y los comparte en Internet. Los podéis leer en su blog, en su twitter, o en las recopilaciones que ha hecho de los mismos en bubok (como esta o esta otra).
Desde hace un tiempo, cada lunes los que la seguimos ávidos de cápsulas cuentísticas nos encontrábamos con un reto: encontrar la palabra entre líneas.

... y la persona que más palabras encontró en esta primera ronda fui yo...
... y no me puedo creer la suerte que he tenido, porque... Chus me ha escrito un microcuento. Solo para mí.
... y es el más bonito del mundo.

¿Quieren leerlo? Se titula "Hora de cierre" y dice así:

Cuando el último niño sale de la biblioteca, ella empieza su ronda. Cierra la puerta con llave, coloca bien las sillas y devuelve los libros olvidados a las estanterías. Después regresa a su mesa. Del primer cajón saca su labor de punto: un jersey diminuto que está a punto de terminar. Enciende la radio, y un río de notas alegres inunda la sala al instante. “¡Vía libre!”, grita ella. Y sus palabras despiertan la magia: uno por uno, los protagonistas de los libros infantiles abandonan su refugio de papel y saltan a la realidad. Todos corren a sentarse a su alrededor, como cada noche, para que les cuente historias maravillosas del mundo real. Mientras los personajes se acomodan, ella examina la labor diminuta que está tejiendo y asiente, satisfecha. Pulgarcito estará realmente guapo con su nuevo jersey.

***
Este año de Navidad extraña (en un piso sin calefacción, sin muebles, lleno de polvo y de cajas) no se me ocurre un regalo mejor. Gracias Chus :-)

22 diciembre 2011

Deseos navideños


Encontrado en Cajón de sastre, uno de mis últimos descubrimientos librosféricos.
Si sueñas, librerías :-)

21 diciembre 2011

G&R


Los chicos de Granite & Rainbow escogieron Librosfera como recomendación para su blog del mes en el número 16 de su revista. Me enviaron tres preguntas, en las que creo que he conseguido destilar la esencia de este rinconcito. Pueden descargar la revista (en pdf) desde este enlace. Desde aquí, agradecerles de nuevo que escogieran Librosfera para esta sección, y especialmente sus amables palabras...

Para Granite & Rainbow es un verdadero placer poder contar con un blog como Librosfera, donde todo pasa por un embudo literario y se convierte en objeto libresco. Como si fuera el amor a los libros una forma de vida, un pequeño vicio particular y coqueto. No nos queda otra que invitaros a formar parte de él: es como pasear por diferentes países, todos ellos representados con la misma bandera.

20 diciembre 2011

Aquí vivimos


This Is Where We Live from 4th Estate on Vimeo.

...solo que, en mi caso, todos los libros están metidos en cajas.

19 diciembre 2011

Estén atentos a nosotros

Existe ahora una sensación placentera de que somos una raza en extinción. Yo escribo a mano y uso tinta. Me siento en una habitación solo y en silencio, y trabajo de la misma forma en que han trabajado los escritores durante muchos siglos. Escribo para los lectores, pero yo mismo también soy un lector. Quizás todos los demás lectores habrán desaparecido pronto; estarán muertos o habrán salido de compras, o estarán permanentemente en Internet, o viendo DVD, o escribiendo en Twitter y mandando mensajes de texto hasta su muerte (o la de otros). Puede que el tiempo de atención de los humanos se debilite y acorte. Pero me encanta pensar que siempre habrá suficientes de nosotros, unos pocos miles de seguidores devotos de la palabra escrita, creyentes en formas y estructuras en las que se ha confiado durante mucho tiempo; y, sumados a esos, 100.000 personas más que creen a medias en la palabra, como ahora otros creen a medias en Dios, y que pueden ser convencidas e influenciadas. Quizás, en el futuro, tendremos conocimiento de los buenos libros de la misma forma en que otros tuvieron conocimiento del cristianismo durante los primeros siglos tras la muerte de Cristo, o los musulmanes tuvieron conocimiento del islam. Las noticias se susurrarán. Algo aparecerá impreso. Lo reconoceremos cuando lo veamos y nos aseguraremos de transmitirlo a otros. Ser el único que lea una nueva novela, o un nuevo poema, sería sin duda una tarea solitaria, incluso si la lectura en sí misma es solitaria por definición. No desapareceremos. Estén atentos a nosotros.


[Colm Tóibín en el artículo "Devotos de la palabra escrita", que apareció también en el Babelia del que les hablaba el otro día.]

14 diciembre 2011

Golpear

Si piensas que no hay por dónde agarrar el libro y no tienes nada ni interesante ni positivo que decir, ¿por qué hacer una crítica? Todas las reseñas proporcionan al libro una publicidad que le viene muy bien y es una pena desperdiciar espacio con un libro pretencioso o deshonesto cuando podrías estar diciendo algo de valor sobre una lectura que lo merece. La excepción a esta regla serían las obras de escritores consagrados que se aguardan con expectación, cuando todo el mundo espera el veredicto de los grandes críticos.


P. D. James, visto en esta entrada del blog Bienvenidos a la fiesta.


***


Cuando se trata de literatura infantil, es dificilísimo encontrar una crítica mala de un texto, a quien no le ha satisfecho simplente no habla de él. Por lo tanto los lectores tenemos que escoger entre obras de las que nadie opina, no se sabe si por desconocimiento o porque no suscitan interés y otras que cuentan con opiniones siempre positivas y tratar de distinguir entre estas últimas la verdadera admiración por un cuento o unas ilustraciones, del mero peloteo a la editorial por otros intereses.


Comentario de Iona en esta entrada del blog de Darabuc.


***


La crítica debería hacerse fuerte en dos funciones concretas: 1. Señalar los libros que, puntualmente, reflejan el espíritu de su tiempo y que ningún lector debería perderse. 2. Contrarrestar el éxito de otras novelas que, menos puntualmente - de hecho, de forma habitual -, embrutecen el acto mismo de leer y abaratan el arte literario. Esta segunda función es la que la crítica literaria actual en España ha dejado por completo de satisfacer, ya sea por esnobismo, ya por presiones empresariales, ya por cobardía.


Alberto Olmos, en el Babelia del pasado 26 de noviembre, dedicado a la crítica.


***


Estos días ha coincidido la jornada de formación de críticos de la revista Faristol con reflexiones en varios medios sobre el tema. ¿Críticas negativas, sí o no? Personalmente, ya saben que no las encontrarán por aquí (me niego a embrutecer este espacio con los libros que no valen la pena - al silencio con ellos), y en general me da bastante rabia perder el tiempo reseñando libros negativamente (últimamente solo lo hago para Faristol y por obligación profesional - si me encargan la reseña, me la pagan - algo que por desgracia parece ser poco común - y el libro me ha parecido horroroso tengo pocas alternativas, ¿no?). En un mundo en el que el marketing tiene tanta fuerza me pregunto si sirve de algo la crítica negativa... ¿Qué puedo hacer yo contra la maquinaria de Gerónimo Stilton - por ejemplo?


Son de esos temas a los que vuelvo de vez en cuando, especialmente por estas fechas, para los que no tengo respuesta, pero sobre los que me gusta reflexionar e intentar tomar alguna decisión que dé sentido a mi yo crítico/reseñista.

09 diciembre 2011

Pepitas

Aprovechando que se acaba 2011, en la tertulia de literatura infantil y juvenil de este próximo lunes en la librería Al·lots nos han pedido que pensemos en nuestros tres libros preferidos de LIJ de este año. Seguramente publicaremos la selección completa en el blog de las tertulias (estoy impaciente por saber qué libros habrán escogido mis contertulianas, Glòria y Chus, Marta y las Silvias, Mireia y Rosa Maria...), pero aprovecho para dejar por aquí una selección un poco más amplia de mis libros de LIJ favoritos de este año (aunque alguno lleve fecha de publicación del 2010).


ÁLBUMES ILUSTRADOS
- Un libro, de Hervé Tullet (Kókinos).
- Magia, con texto de Daniel Nesquens e ilustraciones de Elisa Arguilé (Thule).
- Bombástica naturalis, de Iban Barrenetxea (A buen paso).


PRIMEROS LECTORES
- Los bichos bola, con texto de Luisa Fontán e ilustraciones de Carmen Segovia (Los cuatro azules).
- Sin principio ni fin, de Avi (Ediciones B).
- Batu, de Tute (Bang).


GRANDES LECTORES
- Nada, de Janne Teller (Seix Barral).
- Jasper Jones, de Craig Silvey (Seix Barral).
- Cuando me alcances, de Rebecca Stead (Molino).

Como siempre, a principios de año dejaré también por aquí mi top ten de lecturas (no exclusivamente de LIJ) del año. Y, como siempre, espero añadir alguna de sus sugerencias a mis lecturas para el 2012.

PS: ¿Por qué pepitas? Porque soy una copiona...

07 diciembre 2011

2012


¿Ya han escogido calendario para el 2012?
Este es el de pintameldia, y lo vende en su tienda Etsy.
12 meses, 12 libros.

05 diciembre 2011

Et lettera


Dame un juego tipográfico, y seré la mujer más feliz (y entretenida) del mundo...

30 noviembre 2011

Riqueza irremplazable

Hoy les traigo una selección de citas de la segunda mitad del libro de Geneviève Patte Déjenlos leer. La primera mitad la encontrarán aquí. Si allí predominaban las reflexiones sobre la colección, aquí lo hacen las que tratan el fomento del gusto por la lectura. Les dejo unos días para que las disfruten y saboreen :-)

***

p. 202 - Con la boga actual de las narraciones orales, hay una tendencia a contratar a cuentacuentos profesionales para dirigir las sesiones de la hora del cuento, pues le dan un carácter festivo. Pero cuando los miembros del personal de la biblioteca cuentan los cuentos, se tejen vínculos hogareños en esa casa que es la biblioteca.

p. 235 - No es fácil mantener el equilibrio entre la lectura propiamente dicha y los medios de expresión que la biblioteca propone en relación con ella. Éstos son muy atrayentes y son más inmediatamente accesibles, porque se trata casi siempre de un trabajo colectivo. Los lectores se involucran e invierten en ellos varios aspectos de su personalidad. Pero la biblioteca, cuyo objetivo principal es darle vida al libro, ¿tiene los recursos, como instalaciones y personal competente, para llevar a buen término y a fondo cada una de las actividades expresivas sin olvidar nunca sus propios objetivos: favorecer el acceso a la lectura respetando su carácter, su espontaneidad y la ductilidad, la realidad imprevisible de las solicitudes, la diversidad de las reacciones de los niños y sus necesidades expresivas, sin olvidar el derecho al silencio?
Algunos lectores asiduos de la biblioteca nos dijeron cómo habían dejado de leer cuando el teatro en la biblioteca cobró para ellos una importancia tal que ya no hallaban el tiempo para leer. La cuestión no es que esos lectores se vean acaparados por el teatro, puesto que es muy normal que encuentren en él una forma de expresión que les viene bien. Lo que resulta anormal, en cambio, es que la biblioteca, sus instalaciones, su personal destinado a desempeñar un papel específico que ninguna otra institución cumple de esa misma manera, se movilicen para una actividad que seguramente se llevaría mejor a cabo en otro lugar.
Si ciertas formas de animación ocupan demasiado espacio, se pueden convertir en una pantalla entre el niño y el libro. Las actividades de grupo, aunque necesarias, en ocasiones se ven privilegiadas en exceso, sin que deje tiempo suficiente al encuentro a solas con el libro, la historia, el documento y también con las personas.
Con la multiplicación de las actividades de grupos, se llega rápidamente a querer institucionalizarlas, a transformar la biblioteca en una yuxtaposición de talleres gratuitos a los que se invita a los padres a inscribir a sus niños, olvidando que toda animación en el marco de la biblioteca está íntimamente relacionada con la lectura.

p. 237 - La superabundancia de actividades de animación muchas veces es producto de una falta de confianza en el interés propio del libro y de la lectura. Sin embargo, elegir ser bibliotecario es creer en la riqueza irremplazable de los libros y de la lectura de todos los medios y querer ayudar al mayor número posible de lectores a hallar las claves para acceder a ambas cosas.

p. 241 - ¿Cómo provocar colaboraciones positivas entre la escuela y la biblioteca? Responder a esta pregunta amerita una reflexión profunda y permanente entre los diferentes interesados, de otro modo no se hace sino acatar sin convicción y con cierto hastío las directivas impuestas de arriba, que con frecuencia no hacen más que obstaculizar el establecimiento de relaciones verdaderas. Las preocupaciones excesivamente estadísticas (número de visitas, número de préstamos), si bien satisfacen momentáneamente a las autoridades, traen consigo una sobrecarga de visitas que no valoran la vida misma de la biblioteca ni lo que puede tener de incomparable.

p. 243 - Los discursos teóricos sobre las bondades de la lectura y los eslóganes de las compañías de promoción - entre otras cosas -, la mayoría de las veces ahuyentan más que estimulan el placer por la lectura, pues le atribuyen un estatus tal que uno no se siente capaz de llegar a su altura. Del mismo modo, las listas de libros que leer presentan un interés limitado si no implican una presentación personal.

p. 247 - Por desgracia, en muchas bibliotecas y escuelas, las adquisiciones se realizan esencialmente por las referencias que la prensa especializada o la general hacen sobre las novedades editoriales. Al ignorar el rico patrimonio del libro para niños, se prescinde de verdaderas obras de arte; se permanece en la superficie efímera de lo inmediato. Eso también desalienta a los editores y a los libreros que, al contrario de la tendencia general, se esfuerzan por mantener un fondo de libros de calidad en sus catálogos.

p. 270 - Toda biblioteca, sea cual sea la calidad de su colección, está condenada a morir si no hay alguien que se interese realmente, en permanencia, a estar allí para hacer posible el encuentro del libro con el público que le da vida.

p. 285 - En el marco de la biblioteca para niños, libre de todo programa y rica en documentos, el adulto no tiene el papel de depositario del saber; más bien tiene la tarea de comunicar la llave y el gusto de ese saber. Pero ¿cómo valorar y fomentar la curiosidad del niño y alimentarla, si no se tiene en sí mismo la curiosidad ni el don de compartir? ¿Cómo infundir el deseo de descubrir, si uno mismo no tiene interés o si se es secretamente indiferente?

p. 287 - Conocer las posibilidades que ofrece una sección para adultos es indispensable para los bibliotecarios para niños, a fin de que sus jóvenes lectores puedan aprovecharlas cuando llegue el momento y no permanezcan más de lo necesario en su infancia. Del mismo modo, los bibliotecarios para adultos tienen que saber y entender lo que sucede en las secciones para niños. Ese conocimiento recíproco se enriquece si a los bibliotecarios para adultos se les inicia en literatura infantil y si los bibliotecarios para niños conocen mejor las colecciones de libros para adultos. La frontera entre libros para niños y libros para adultos, por cierto, es cada vez menos visible.


16 noviembre 2011

Despabilarse mentalmente

Estos días, estoy dándome un buen chute de...
- hacer cajas (mudanza inminente... no me esperen levantados).
- lesionarme la espalda (dos lumbalgias en quince días, seguramente a consecuencia de lo anterior).
- leer literatura juvenil (El castillo ambulante - hubiera preferido leerlo sin haber visto la peli de Miyazaki; Tigre, tigre - me esperaba más; Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea - lloré a moco tendido; Pomelo y limón - quince años menos y la Oro sería mi ídolo. Próximamente: Vivir en Springfield, Penélope manda recuerdos, Lo que te cae de los ojos, Caballo de batalla - si alguna biblioteca más se anima a comprarlo, por favor...).

Entre caja y caja y novela y novela, voy leyendo a sorbitos un libro que no quiero dejar de recomendar a todos aquellos por ahí fuera interesados en las bibliotecas y en la infancia. Es un libro que tiene muchos años (se editó por primera vez en francés en 1978), pero que en 2008 reeditó, en una versión actualizada, Fondo de Cultura Económica. Se trata de Déjenlos leer: los niños y las bibliotecas de Geneviève Patte. Nos lo recomendó Eliana Pasarán en las Cuentan que cuentan y la verdad es que está siendo un buen chute de inspiración.

Llevo leído la mitad, y no me resisto a dejar por aquí los fragmentos que me han llamado lo suficiente la atención como para guardarlos a buen recaudo, especialmente para aquellos momentos en los que considere que me estoy olvidando de cuál es mi función en la biblioteca.

***

p. 10 - [De la introducción de Daniel Goldin] Spinoza dice que todos deseamos perseverar en nuestro propio ser. El bibliotecario (y el auténtico educador) busca que los otros perseveren en el de ellos mismos, y en el fondo sólo se realiza como tal cuando ayuda al lector a establecer una relación personal... consigo mismo, con el conocimiento y la información, con otros lectores.

p. 37 - "Conocer la alegría indispensable y fecunda de despabilarse mentalmente". Esta bonita expresión, hallada en uno de los primeros reportes de L'Heure Joyeuse, definía a la perfección las propuestas de la biblioteca en relación con el conocimiento.

p. 57 - No se trata, sin embargo, de que el bibliotecario haga caso omiso de sus gustos y predilecciones personales [a la hora de seleccionar materiales para la biblioteca]. Sería artificial y empobrecedor concretarse a las demandas explícitas, sin hacer que los niños exploren nuevos territorios. El bibliotecario es un barquero. La biblioteca tiene la obligación de proponer una colección que permita rebasar los condicionamientos y límites impuestos, se quiera o no, por los diversos medios o las diferentes instituciones que cada quien debe frecuentar.

p. 58 - Seleccionar no significa restringir, sino todo lo contrario. Implica resaltar el valor de lo que se selecciona. He ahí una de las grandes responsabilidades de la biblioteca.

p. 62 - En una política de edición inflacionista, que caracteriza a muchos países en la actualidad, resulta de particular importancia atreverse a informar al público sobre aquellos libros que "realmente valen la pena". Si no, ¿significa una claudicación de los bibliotecarios que no se atreven a tomar partido?

p. 68 - Un clásico es un libro que en el nivel del niño, de su experiencia y de su comprensión aborda de manera eficaz los acontecimientos importantes de la existencia humana: el nacimiento y la muerte, la amistad y el odio, la fidelidad y la traición, la justicia y la injusticia, la duda y la certidumbre. Es un libro que inventa una gran aventura, una situación llena de peligros que el niño va a vivir de manera total e intensa. Es un libro que crea personajes verdaderos en su misma esencia, seres que el niño puede comprender porque le es dado conocerlos en situaciones que les confieren toda su importancia y todo su sentido. Es un libro que crea acertadamente un mundo imaginario en que el niño puede vivir y moverse por un tiempo. Es también un libro que capta y esclarece con fuerza y sensibilidad excepcionales la realidad del mundo que rodea al niño. Es un libro que, en ciertos casos, crea de manera eficaz un humorismo de situación o de carácter o de palabras, un humor que el niño puede entender y compartir. En una palabra, un clásico es una obra que propone a la imaginación del niño una experiencia que seguramente no podrá vivir en ningún otro lugar, al menos con una intensidad semejante, y que sería una lástima que no viviera.

p. 71 - So pretexto de que estos libros [los clásicos], cuya calidad es por lo general admitida, no tocan en forma inmediata más que a unos cuantos niños, los bibliotecarios podrían dudar en adquirirlos y promoverlos, declarándose opuestos a una política de selección que, según ellos, sería elitista. En realidad, se trata simplemente de dar a todos la posibilidad de acceder a lo más enriquecedor. Si no es así, ¿no hay en ello como un rechazo de llevar a cabo la difícil pero apasionante tarea de facilitarles el acceso a libros que no van a pedir de forma espontánea simplemente porque son víctimas de un sistema de distribución masiva que favorece y multiplica los libros mediocres en detrimento de los más originales?

p. 72 - La selección se opone a la idea de censura o a cualquier tipo de restricción. Por el contrario, la selección es sinónimo de riqueza. Permite resaltar el valor de una buena variedad, hacerla emerger de la masa de libros que se repiten de manera uniforme e intercambiable.

***

No descarto volver con una segunda entrada una vez haya finalizado la lectura, si es que me encuentro con otras reflexiones que me resulten interesantes. Estas, que giran en torno a la selección, a su importancia dada la situación editorial actual (un poco atenuada por la crisis, pero aun así marcada por la superabundancia de títulos), al concepto de clásico, y al papel de la biblioteca como lugar en el que "conocer la alegría indispensable y fecunda de despabilarse mentalmente" (realmente una frase inolvidable), me han reafirmado en algunas de mis creencias y me han dado argumentos para defender mi postura y mi labor frente a aquellos que piensan de otro modo. Quizá haya alguien más ahí afuera a quien le vengan bien las palabras de Patte...

Pueden leer la introducción de Daniel Goldin en Google Books (además de páginas salteadas del libro, aunque esto no sé si lo encontrarán especialmente útil...)

09 noviembre 2011

Desaparecer

Leer y escribir constituyeron el viaje a lo desconocido del sabio francés [Montaigne], que lo emprendió con la certeza de que, más allá de sus diferencias, ambas tareas coinciden en el hecho de que los libros nos escriben, de que autor y lector no salen indemnes del encuentro con las palabras, de que éstas iluminan dimensiones del yo, espacios mentales de la sensibilidad adormecidos por las rutinas diarias que forman parte de nosotros, pero que no declaran su existencia hasta que la escritura o la lectura los hacen comparecer.

Esos espacios, más que el resultado de una invención arbitraria, son conquistas personales de nuestra identidad, de lo que somos sin saberlo hasta que las palabras revelan cosas que ignorábamos sobre nosotros mismos. Hay un territorio del yo perdido en el espíritu que sólo al desaparecer cobra vida y fulgor. La lectura es el descubrimiento de aquel secreto que perdemos y recuperamos incesantemente, en el fluir de las horas anodinas y exaltantes. Territorio ajeno como una calle poblada por gente desconocida, donde el lector de otras vidas y destinos experimenta el temblor mental de las sensaciones más inauditas.


***
Luis Mateo Díez en el artículo "Desaparecer en la lectura", incluido en el volumen La lectura coordinado por Antonio Basanta Reyes y editado por el CSIC en la colección Anejos Arbor.

04 noviembre 2011

Voten


[Visto hace tiempo en flora y fauna... y guardado a buen recaudo para una ocasión especial.]

03 noviembre 2011

Finally


[Visto en konfetti]

02 noviembre 2011

Ante todo


[Visto en prettybooks]

01 noviembre 2011

31 octubre 2011

Ready to talk to us


[Visto en el tumblr de la Chicago Public Library]

28 octubre 2011

LIJ à la carte

Hace dos años fui a Montreuil. ¿Recuerdan?
El año pasado no pude ir, y este tampoco se presenta muy propicio.
El único consuelo posible, es que tengo una enviada especial en el salón.
El año pasado lo tenía claro: quería que me trajera esta joya.
Este año tenía mis dudas, y quería documentarme antes de escoger qué libro le pediría a Berta Bocado que me trajera de la meca de los álbumes ilustrados.
Para ello, se me ocurrió consultarle al gran cerebro lijero qué webs o blogs de literatura infantil y juvenil francesa conocían.
Y ahora, se me ocurre que sería buena idea compartir los resultados de la consulta por aquí. Por si alguien más quiere ir más allá de la maestra Van der Linden.

He aquí las sugerencias que he recibido...

Se aceptan más sugerencias en los comentarios :-)

26 octubre 2011

PROCLAMATION!


Traduzco (burdamente...)

PROCLAMA!

Estamos cansados de oír que el álbum ilustrado está en problemas, y cansados de pretender que no lo está. Y por eso:

CREEMOS QUE:

- La imitación, la vagancia y la timidez están envenenando una gran forma de arte.
- Un álbum ilustrado debería ser fresco, honesto, agudo y bello.
- Los libros para niños merecen la conversación con los adultos.
- Conversar con los adultos no significa pedir a los niños que salgan de la habitación.
- Escribimos para niños, para adultos que leen con niños, y para adultos a los que simplemente les gustan los libros para niños - en ese orden.
- Deberíamos conocer nuestra historia.
- Debemos dejar de escribir el mismo libro una y otra vez.
- Necesitamos una crítica más robusta para mantenernos originales.
- La línea entre el autor y el ilustrador es irrelevante.
- La línea entre la moral y el significado es primordial.
- Está bien que todo lo que un niño ve, siente, o piensa sea nuestra materia prima.
- Los álbumes ilustrados son una forma, no un género.
- El buen diseño fomenta la buena lectura.
- Los álbumes ilustrados tienen mejor aspecto cuando sus portadas miran hacia afuera.
- El final ordenado es a menudo deshonesto.
- Incluso los libros pensados para que los niños se vayan a dormir deberían provocarles sueños extraños.

CONDENAMOS:

- La expresión "apto para niños".
- La convención como punto de apoyo.
- El papel satinado por defecto.
- Los amnésicos que atesoran clásicos rebeldes mientras alaban la insulsa actualidad.

DECLARAMOS:

- Cada día hacemos niños nuevos - hagamos también nuevos libros para niños.

(Encontrado gracias a @granduquesa - Fuente)

Muchas ideas interesantes, alguna un pelín desconcertante (¿las portadas? ¿hacia afuera?), y un buen punto de partida para reflexionar sobre el álbum ilustrado que queremos.

PS: Me entero gracias a Piu de que Isol, una de las firmantes, ya había proporcionado una traducción.

24 octubre 2011

Faros en el mar


Los bibliotecarios me recuerdan a los beduinos: éstos, cuando se retiran a dormir, dejan encendido un pequeño fuego en una duna a modo de faro en el mar de arena. Cuando algún peregrino o alguna persona extraviada se acerca, lo reciben como si fuera príncipe, preso y poeta: lo acogen con todos los honores, lo hacen preso de sus agasajos y, al final, se ve obligado a elegir las palabras precisas para expresar su agradecimiento.

Es así, precisamente, como recuerdo a tantas bibliotecarias.
De forma que en la biblioteca también nos sentimos príncipe, preso y poeta entre libros, periódicos, películas, canciones o propuestas digitales, entre ficciones y realidades que nos alertan y ayudan a mantener encendido nuestro espíritu crítico.

***


No siempre me acuerdo de que el 24 de octubre es el día de la biblioteca - para mí, por suerte, casi cada día es el día de la biblioteca :-) - pero este año no podía pasarlo por alto. El texto es de Patxi Zubizarreta y la ilustración de Elena Odriozola.

Se habla mucho de los recortes en la sanidad y la educación, pero no se engañen...
la cultura también está ahí. Claro que mejor vivir sin cultura que no sin asistencia médica. ¿O quizás no?

21 octubre 2011

La delicadeza

Nathalie era más bien discreta (la suya era una feminidad suiza, por así decirlo). Había atravesado la adolescencia sin tropiezos, respetando los pasos de cebra. A los veinte años, el porvenir era para ella una promesa. Le gustaba reír, y también leer. Dos ocupaciones que rara vez podía simultanear, pues prefería las historias tristes. Como, a su juicio, su inclinación literaria no era lo bastante marcada, decidió estudiar Económicas. Pese a su aire soñador, no se identificaba ni con la imprecisión ni con la imperfección. Pasaba horas observando curvas sobre la evolución del PIB en Estonia, con una extraña sonrisa en los labios. Justo cuando la vida adulta se anunciaba ya, a Nathalie empezó a darle a veces por pensar en su infancia. Instantes de felicidad reunidos en unos pocos episodios, siempre los mismos. Corría por la playa, se subía a un avión, dormía en brazos de su padre. pero no sentía nostalgia ninguna, jamás. Lo cual era bastante extraño, llamándose Nathalie.*

* Las Nathalies demuestran una clara tendencia a la nostalgia.

***

Así arranca La delicadeza, de David Foenkinos (ed. Seix Barral).

Tan solo hizo falta una frase de mi hermana ("si hicieran una película de este libro, sería como Amélie") para convencerme de que debía leerlo. Coincido con ella (y por lo visto, no solo yo, pues la película ya está en camino y Audrey Tatou será la protagonista).

Cometí el error de leer la contracubierta antes de empezar (no lo hagan, de veras...). Sé que últimamente parezco una comercial de Seix Barral, pero qué quieren que les diga... con este van tres de sus libros este año que seguramente se colarán en mi top ten del 2011.

20 octubre 2011

Reading like a dog



La imagen de arriba es de Tommy Petroni. La de abajo no lo sé, pero la vi en el blog de The Green Apple Core y a pesar de ser una persona de gatos, se me quedó grabada. Si alguien sabe quién es su autor/a...

PS: Sergio Cossa y Farándula me han facilitado la autoría de la segunda fotografía. Su autora es Jeanette Oerlemans. Gracias de nuevo :-)

19 octubre 2011

Los quiero todos

El pequeño libro rojo, de Philippe Brasseur.
La princesa noche resplandeciente, de Philip Giordano.

Theo y Dios, de Kitty Crowther.
Cuentos para niños no tan buenos, de Jacques Prevert.

Carlota, ¡qué timo!, de Géraldine Collet y Estelle Billon-Spagnol.
Alas y olas, de Pablo Albo y Pablo Auladell.
Esbozos de una tierra sin nombre, de Shaun Tan.
Quiensabedónde, de Philip Giordano y Cristiana Valentini.
Señores bien afeitados para aprender a dibujar barbas y mostachos, de Laura Ginès y Pere Ginard.
Nada pura 100%, de Javier Sáez Castán.
Rajá, el mago más poderoso del mundo, de Carl Norac y Aurélia Fronty.

La línea blanca, de H. C. Schmidt y Andreas Német.

El paraíso, de Bart Moeyaert y Wolf Erlbruch.

Ayer estuve de librerías infantiles, y por poco me da un patatús...

18 octubre 2011

A house


¿Han leído La casa de papel, de Carlos María Domínguez?
Parece que estos dos ingleses sí lo han hecho...

17 octubre 2011

Agenda

Las dos últimas semanas de octubre se presentan bien surtidas. Si viven en o cerca de Barcelona, algunas sugerencias para no aburrirse...

- Festival de narración oral de Barcelona Munt de Mots (que empezó el sábado pasado y durará hasta el próximo). El viernes 21 a las 20.00 h, por ejemplo, el autor de libros infantiles y narrador José Campanari, estará recordando y contando en la Casa América.

- El sábado 22 de octubre de 11 a 14 h, un buen puñado de ilustradores se darán cita en la Calle Ivorra convocados por la librería "A peu de pàgina" de Barcelona para dibujar y firmar con los niños. En este pdf, más detalles sobre el evento.

- Si con eso no habéis tenido suficiente dibujo, el domingo 23 se celebra la Big Draw o fiesta del dibujo. Atención al palmarés porque es realmente espectacular: Arnal Ballester, Roser Capdevila, Carmen Segovia, Perico Pastor y muchos más en un montón de actividades relacionadas con el dibujo, el arte y la ilustración. Aquí el programa al completo.

- El miércoles 26 de octubre, Martín Gómez de El ojo fisgón impartirá el curso titulado Tendencias del mercado editorial en Editrain. Muy buena pinta.

- El jueves 27 de octubre a las 19.00 h, Jordi Sierra i Fabra estará en el Palau Alòs de Barcelona invitado por la Asociación de Lectura Fácil para impartir una conferencia titulada "La lectura i l'escriptura com a via per a la inclusión social". Todos los detalles aquí.

¿Es octubre el abril del otoño?
Vayan buscando huecos...

12 octubre 2011

Esencialmente inútiles

Acerca de la manera sana de frecuentar los libros, Schopenhauer ha hecho observaciones que siguen siendo de una pertinencia turbadora: "El arte de no leer es muy importante. Éste consiste en no interesarse en todo cuanto llama la atención del gran público en un momento dado. Cuando todo el mundo habla de cierta obra, recordad que todo aquel que escribe para los imbéciles no dejará de tener nunca lectores. Para leer buenos libros, la condición previa es no perder el tiempo en leer cosas malas, pues la vida es corta". Y luego, dispara este dardo final [...]: "Sólo el que saca sus escritos directamente de su cerebro merece ser leído".

*

Cuando se lee determinadas obras de sociología, de ciencias políticas o de teoría literaria, uno suscribiría con gusto esta sugerencia formulada antaño por uno de mis colegas: lo mismo que los gobiernos de determinados países superdesarrollados pagan de vez en cuando a sus campesinos para que no produzcan mantequilla o maíz, ¿no se podría subsidiar a determinados universitarios para que dejen de escribir libros?

*

Durante su vida, Edmund Wilson y Gore Vidal devoraron bibliotecas enteras. Que tantas lecturas haya desembocado finalmente en tan poca sabiduría parece llevar a una conclusión: los libros son esencialmente inútiles. (Uno se lo temía ya un poco, y por otra parte, es por eso por lo que se los ama tanto).

***

Leo más rápido de lo que puedo cambiar las portadas de la sección "Lo que estoy leyendo ahora" en la columna de la derecha. Estos fragmentos son de un librito, tan delicioso como polémico, que he devorado entre novela y novela, cuya portada no he tenido tiempo de subir al blog. Me ha costado escoger los fragmentos que vendrían aquí (y con eso lo digo todo). Se trata de una recopilación de crónicas de Simon Leys, publicadas originalmente en diversas revistas francesas, y que hablan sobre libros, arte, filosofía... El volumen se titula La felicidad de los pececillos, lo ha publicado Acantilado, y si quieren aquí pueden descargar las tres primeras crónicas completas.

10 octubre 2011

Zoom


Me gusta este zoom de Iratxe López de Munáin.
No niego que, a veces, desearía ser como esa bibliotecaria...

07 octubre 2011

ABC

The Alphabet 2 from n9ve on Vimeo. Ya saben que me pirro por las letras... y hacía tiempo que no me encontraba con un alfabeto animado que me gustara tanto como este :-)

05 octubre 2011

De necrofilias, misterios, llaves inglesas y tripas.


Mi atracción por los libros tiene mucho que ver con la necrofilia. En los libros nos hablan las gentes muertas. Además de escucharles como el resto de los vivos, el ilustrador tiene el privilegio de conversar con ellas (David Vela).

Ahora de adulto me siguen gustando los libros, pero, a veces, no tengo muy claro si me gustan por lo que cuentan o por lo que ocultan. Un libro puede ser muchas cosas pero si algo representa por encima de todo es el Misterio y el Misterio es sin duda la única cosa que nos acompaña en toda nuestra vida (Oscar Sanmartín).

Me siento mejor con un libro en la mano que con un muslo de pavo, por ejemplo. Y muchísimo mejor que con una llave inglesa. Alguien dijo que es absurdo poner puertas en el campo. Sin embargo si el campo tuviera puertas quizá sería más atractivo para mí. Me gustan las puertas. Un libro es como una puerta. La abres y, si la traspasas, puede sucederte cualquier cosa. Desde luego, experiencias más interesantes que las que te pueda proporcionar ningún muslo de pavo. Y de las llaves inglesas ya ni te digo (Carlos Ortín).

Puedo decir, sin dudar, que me gustan los libros, y de estos las tripas, donde todo se cuece. También me gusta el papel de los libros y del papel me gusta el silencio, de las letras, la sombra, de las ilustraciones, la luz, de las guardas, los posibles, del lomo, el animal, de las columnas, el bosque, de las calles, los arrabales, de los márgenes, el camino, y de los libros, las ventanas, y del libro, la cocina (Isidro Ferrer).

***

Si no fue un sueño, la semana pasada estuve en el séptimo cielo.
No les sorprenda que sea una librería, se llame Antígona, y esté en Zaragoza...

Los fragmentos son de la publicación Mira qué te cuento: ilustraciones de 30 artistas aragoneses que nos regaló Julia, la librera, al grupo de bibliotecari@s que pasamos allí el día de San Jerónimo, un patrón también muy librosférico... Quizá por eso el día no pudo haber sido más perfecto :-)

30 septiembre 2011

Sobre la crítica

En cuanto a la crítica, pienso que es una de las formas modernas de la autobiografía. Alguien escribe su vida cuando cree escribir sus lecturas. ¿No es la inversa del Quijote? El crítico es aquel que reconstruye su vida en el interior de los textos que lee. La crítica es una forma posfreudiana de la autobiografía. Una autobiografía ideológica, teórica, política, cultural. Y digo autobiografía porque toda crítica se escribe desde un lugar preciso y desde una posición concreta. El sujeto de la crítica suele estar enmascarado por el método (a veces el sujeto es el método) pero siempre está presente, y reconstruir su historia y su lugar es el mejor modo de leer crítica. ¿Desde dónde se critica? ¿Desde qué concepción de la literatura? La crítica siempre habla de eso.

Ricardo Piglia en Crítica y ficción (ed. Anagrama)
(vía Crítica de la crítica)

***

El crítico debe opinar sin destripar, dejar que sea el público el que deguste y dicte el último veredicto. El crítico debe conocer antes que los demás, pero tiene la obligación de emitir su fallo con el adelanto de tiempo justo para que su profesión esté justificada, pero no tanto como para que el mortal olvide el objeto de la crítica en el intermedio. El crítico no puede pensar en el autor, pero se debe a las normas de respeto comunes al resto.
Al final, si la crítica es un arte, lo es independientemente de lo que critica. Los genios siguen siéndolo ya sean admirados, vapuleados o sumidos en el olvido, y sólo los más inteligentes y humildes saben extraer el oro de entre el lodazal. Mientras tanto, los críticos desinflan cada campaña de marketing que se cruza con su dominical. Entre el entusiasmo de unos y el espanto de otros, a nosotros nos queda decidir cuánto hay de verdad. Y en último término, ser críticos con quienes critican, en el mismo ejercicio de la opinión.

Pablo C. Reyna en La piel que critico: sobre el arte de opinar.
(Un artículo de Crónicas salemitas).

***

Cuando encuentro reflexiones sobre la crítica me emociono.
La semana pasada, lo hice por partida doble...

28 septiembre 2011

26 septiembre 2011

Creer y, a la vez, no creer

No es tarea fácil cartografiar una novela. A menudo los paisajes imaginados me servían como distracción, para evadirme un poco de mi responsabilidad de cartografiar el mundo real en su conjunto. Sin embargo, la naturaleza lúdica de la actividad rebajaba el placer de la misma: en ningún momento dejaba de ser consciente de que estaba jugando a entretenerme con un trabajo insustancial, de ficción. A lo mejor leemos novelas para simultanear el gozo de la evasión con la certeza racional del engaño; en cualquier caso, a mí nunca se me ha dado bien gestionar a la vez la suspensión de la realidad y la irrealidad. A lo mejor hay que llegar a ser un adulto para poner en práctica de forma enteramente satisfactoria acrobacias mentales del tipo creer y, a la vez, no creer.

***

Disfruté mucho con Las obras escogidas de T. S. Spivet. Es el tercer volumen de la colección Biblioteca Furtiva que leo, y les puedo asegurar que no será el último. Aunque, de momento, mi favorito ha sido sin duda Jasper Jones.

23 septiembre 2011

21 septiembre 2011

19 septiembre 2011

Libros con manos

Era, hasta donde me llega la memoria, mi primer libro con manos; manos fuertes que surgían de las páginas para atenazarme la garganta. El primer libro que me dijo: “Esto no es sólo entretenimiento; es vida o muerte”.

***

Habla Stephen King.
¿Quieren saber a qué libro se refiere?
(Y, de paso, lean el texto entero: aunque no hayan leído el libro en cuestión, serán los diez minutos mejor invertidos del lunes)

16 septiembre 2011

Paper Runway

Porque a algunos nos gusta el papel no solo por lo que se puede leer en él... Paper Runway.

14 septiembre 2011

Distinguir el grano de la paja

Lo cierto es que esta es la batalla más difícil para la literatura de calidad. Una marea de mediocridad arroja cada año millares de nuevos títulos que amenazan con esterilizar el interés de los lectores o con fomentar el estereotipo, la moda, el didactismo y los valores más conservadores. Para leer estos libros tal vez sea mejor que los niños se dediquen a otra cosa. Ahora bien, si la literatura infantil de calidad también se beneficia de una industria editorial potente, es absurdo entretenerse en blasmar el nuevo contexto y en culpar a la industria multinacional. Más bien hay que dedicarse a ejercer la responsabilidad de una nueva crítica que permita distinguir el grano de la paja, aunque la paja venga ahora tan bien arropada por cuidadas ediciones y estrategias de venta. Y hay que establecer circuitos de complicidad entre todos los sectores para producir, detectar y promocionar el fragmento de la producción en el que estamos realmente interesados.

***

De la ponencia de Teresa Colomer "La literatura infantil: una minoría dentro de la literatura".

12 septiembre 2011

Back


Hoy... de vuelta al curro. De vuelta a la biblio.
(Visto en el tumblr de la Chicago Public Library)

09 septiembre 2011

Avalancha

La llegada de Amazon está provocando una avalancha de noticias sobre el libro electrónico. Si les apetece enterarse un poco del tema...

- El destino del libro
- Un cliente esperado, pero no el único
- Amazon llega a España el 15 de septiembre
- Amazon desafía al sector del libro electrónico en España

Aunque yo estoy más con El llibreter: demasiadas preguntas y muy pocas respuestas...
¿Y vosotros? ¿Pensáis lanzaros como locos a comprar libros en Amazon?

07 septiembre 2011

Barro y vida



Es recuerdo.
Es biografía.
Es homenaje.
Es poesía.
Es ilustración.
Es cómic.
Es lucha.
Es sueño.
Es Miguel Hernández.
Es Literatura.

Es Me llamo barro, con texto de Pedro F. Navarro y dibujos de Miguel Ángel Díez, editado por Edicions de Ponent.Enlace

05 septiembre 2011

Un mundo de autómatas

Por eso, hay que repetirlo sin tregua hasta convencer de ello a las nuevas generaciones: la ficción es más que un entretenimiento, más que un ejercicio intelectual que aguza la sensibilidad y despierta el espíritu crítico. Es una necesidad imprescindible para que la civilización siga existiendo, renovándose y conservando en nosotros lo mejor de lo humano. Para que no retrocedamos a la barbarie de la incomunicación y la vida no se reduzca al pragmatismo de los especialistas que ven las cosas en profundidad pero ignoran lo que las rodea, precede y continúa. Para que no pasemos de servirnos de las máquinas que inventamos a ser sus sirvientes y esclavos. Y porque un mundo sin literatura sería un mundo sin deseos ni ideales ni desacatos, un mundo de autómatas privados de lo que hace que el ser humano sea de veras humano: la capacidad de salir de sí mismo y mudarse en otro, en otros, modelados con la arcilla de nuestros sueños.

***

Del discurso de Mario Vargas Llosa al serle concedido el Premio Nobel de Literatura.

02 septiembre 2011

31 agosto 2011

Érase una vez...

Sobre la famosa crueldad de los cuentos de hadas – que, por cierto, no fueron escritos para niños, sino que obedecen a una tradición oral, afortunadamente recogida por los hermanos Grimm, Perrault y Andersen, y en España, donde tanta falta hacía, por el gran Antonio Almodóvar, llamado “el tercer hermano Grimm” –, me estremece pensar y saber que se mutilan, bajo pretextos inanes de corrección política más o menos oportunos, y que unas manos depredadoras, imaginando tal vez que ser niño significa ser idiota, convierten verdaderas joyas literarias en relatos no sólo mortalmente aburridos, sino, además, necios. ¿Y aún nos preguntamos por qué los niños leen poco? Yo recuerdo aquellos días en Sitges, hace años, cuando algunas tardes de otoño venía a mi casa un tropel de niños y, junto al fuego – como está mandado –, oían embelesados repetir por enésima vez las palabras mágicas “Érase una vez...” Y habían dejado la televisión para escucharlas.

***

Del discurso de Ana María Matute en la ceremonia de entrega del Premio Cervantes.

29 agosto 2011

Balance


¿Les apetece hacer balance de lo leído este verano?
(Estantería de Niko Economidis)

24 agosto 2011

¡Rápido!


Nadie podía explicarlo mejor que Liniers...
(El lunes estoy de vuelta. Sin falta. Prometido.)

23 julio 2011

Eat. Sleep. Read.


[Vía nnokka]
Sí... ese es mi plan para este fin de semana... y gran parte de la semana que viene.
Coman. Lean. Duerman. Ni se dará cuenta de que no estoy :-)

20 julio 2011

19 julio 2011

Read More


[Vía SuprBo]

15 julio 2011

La literatura infantil y juvenil: la nueva "isla del tesoro" para las editoriales

La semana pasada asistí a un curso del ciclo de “Els Juliols de la UB” titulado “La literatura infantil i juvenil: la nova “illa del tresor” per a les editorials”. El curso estaba estructurado en 16 ponencias que abarcaban todo (o casi) el panorama del mundo del libro: escritores, ilustradores, editores, distribuidores, libreros, bibliotecarios y maestros. Tuvimos el privilegio de poder escuchar y conversar con auténticas autoridades del sector, desde Xavier Mallafré, presidente del Gremi d’Editors de Catalunya, hasta Roser Capdevila, creadora de Les Tres Bessones, pasando por editores de La Galera, Fil d’Aram, Bromera, Edebé (entre otros), la presidenta del CLIJCAT, Reina Duarte, o Jaume Cela, maestro, escritor y un auténtico sibarita de la literatura (y me estoy dejando en el tintero a un montón de gente. Si quieren ver el elenco al completo, pueden consultar el programa del curso en esta web de Els Juliols).

Pretender hacer un resumen de TODO lo que se ha habló en el curso durante la semana es algo de lo que me veo sumamente incapaz... pero sí me gustaría compartir algunos pensamientos, frases e ideas interesantes, curiosas o provocativas que surgieron durante el curso.

[Lo primero que uno hace cuando lee blogs es mirar la extensión del post, así que ya se habrán dado cuenta de que me he pasado tres pueblos... tómenselo con calma y, si lo prefieren, pueden descargar este post en pdf para imprimirlo.]

A Xavier Mallafré (presidente del Gremi d’Editors de Catalunya) le encargaron abrir el curso con un retrato de la situación del sector editorial en lengua catalana. Multitud de datos, números y estadísticas que pueden encontrar a través de la web del Gremi y de los que la prensa suele hacerse eco. De su intervención, me quedo con las dos citas con las que cerró su presentación...
Editor es aquel que se arriesga escogiendo y que sabe esperar - G. Gallimard.
La tarea del editor consiste en poner en contacto al que tiene algo que decir con aquel que le quiera escuchar - José Manuel Lara.
Antonio Garrido (director general del grupo Edebé), además de hablarnos sobre su editorial, también nos dejó un par de reflexiones que nos ayudan a entender que está pasando con la literatura infantil y juvenil actualmente, así como con el libro digital...

En los últimos diez años, la LIJ ha salido de las aulas para entrar en el mundo del consumo y del ocio. La lectura ha dejado de ser “solo” obligatoria. La frontera entre el libro de prescripción escolar y el libro de ocio, por lo tanto, poco a poco se está rompiendo y cada vez hay más maestros dispuestos a recomendar libros de ocio desde las aulas.
En lo que se refiere al mundo de la edición digital, estamos viviendo un momento de caos. No sabemos donde estamos, ni cual es el camino a seguir. Poco a poco la situación se irá normalizando, pero hoy por hoy nada está claro.

Iolanda Batallé
, editora de La Galera, nos explicó a fondo el trabajo que viene realizando desde que “la ficharon” para potenciar el lado comercial de una editorial histórica en Cataluña, asociada sobre todo a los libros de prescripción escolar y que quería potenciar su presencia en las mesas de novedades. Demostró tener muy claro que el mercado tiene una serie de necesidades que las editoriales tienen que estar dispuestas a cubrir, como pasa por ejemplo con los libros muy orientados al género (colecciones de fútbol para niños y de ballet para niñas); la importancia de los medios sociales en la promoción de sus libros (“para nosotros es tan importante tener una contra en La Vanguardia como aparecer recomendados en Juvenil Romántica”); y la necesidad de que los editores sean hoy en día personas involucradas en todo el proceso de la edición del libro, desde la selección hasta el marketing o la venta internacional de los derechos.


Al lado del proyecto de La Galera, con 200 novedades anuales, Xavier Blanch y su exquisita Fil d’Aram, con cuatro novedades este pasado 2010, sus primeros cuatro libros. ¡Pero qué cuatro libros! El último día, que hicimos balance del curso, Roser Pubill nos recomendó que no nos perdiéramos la novedad que Fil d’Aram tiene preparada para septiembre... y no nos quiso decir nada más. Habrá que estar atentos. Xavier nos habló de este proyecto familiar más que personal (pues lo llevan él y su mujer), cuyo objetivo principal es no perder dinero, así que nos enseñó el excel con el cual calculan cuántos ejemplares tienen que vender (según los costes de producción) para recuperar la inversión hecha en un título. Por supuesto, Blanch se puede dedicar a la edición porque tiene una fuente de ingresos extra que se lo permite...

De Joan Carles Girbés, editor de Bromera, lo que más me gustó fue el cariño con el que habló de los libros que publican, y del placer de poder editar libros con los que uno ha crecido y se ha desarrollado como lector. Me quedé con las ganas de decirle que yo todavía guardo mi copia manoseada hasta la saciedad del Diari d’un jove maniàtic :-)

Àngel Burgas vino con la maleta llena de personajes fundacionales de la literatura infantil, dispuesto a que saliéramos de la sesión, como mínimo, con ganas de volver a releer los clásicos. Y la verdad es que lo consiguió... Fue el primero en hablar sobre la diferencia entre escribir para adultos y escribir para jóvenes, explicando que...

Cuando escribo para jóvenes lo hago con la voluntad demostrar el mundo tal como me gustaría que fuera. En este sentido, sí que podría decir que escribo con una voluntad pedagógica o que quiere transmitir unos valores.

Nos demostró la prueba irrefutable de la influencia que Disney ha tenido en los personajes clásicos (buscar en el Google Images a alguno de ellos, como Mowgli, Blancanieves o Cenicienta), y por qué es difícil ser un buen lector hoy en día...

Ser un buen lector hoy en día es muy difícil porque hay mucha competencia en cuanto a ocio, y es un ocio que, comparado con la lectura, requiere muy poco esfuerzo. Leer requiere concentración, imaginación, tiempo, ponerse en las manos de otro. Hoy podemos disfrutar de mundos imaginarios sin tener que imaginarlos, de manera inmediata y manteniendo el control sobre ese mundo, pudiendo decidir nosotros (ej: videojuegos). Antes para abstraerse del mundo solo existían los libros. Hoy hay muchas más opciones y la lectura tiene que competir con ellas.
Antes, la relación entre la LIJ y los lectores era mucho más sencilla. Además de distraer, los libros querían enseñar. Los libros eran la manera de conocer otros lugares, otras culturas... Hoy hay maneras mejores de hacerlo que a través de los libros.

Segimon Borràs, secretario del Gremi d’Editors, volvió a llevarnos de vuelta a los despachos editoriales. Para él...

Editar no deja de ser un negocio, una industria... Sí, una industria cultural, pero según como puede primar más la “industria” o la “cultura”.
Las tres reivindicaciones del sector deben ser:
- La función social del editor.
- El valor de la cultura.
- La capitalidad editorial de Barcelona.
La LIJ sigue estando muy cautiva del mundo escolar. Aparte de los álbumes ilustrados, está pensada para las aulas, y no siempre se tiene en cuenta la calidad. Sí que es cierto que ha cambiado mucho, que ha mejorado, pero siguen conviviendo productos de calidad con otros que se te caen de las manos, porque hay editores que saben con un buen grupo de promotores/comerciales, cualquier cosa se puede vender.

Antoni Daura, presidente del Gremi de Llibreters, nos llevó de paseo por las librerías infantiles y juveniles de Cataluña, hablándonos también de aquello que las singulariza y las hace especiales. Las tertulias de la librería Al•lots, los importantes fondos de importación de Abracadabra, Casa Anita y La Peixera, la importante labor de fomento de la lectura de la librería Robafaves de Mataró... De su intervención, destaco...

La LIJ no es tan esclava de los autores ni de los géneros mediáticos como lo es la literatura de adultos, pero poco a poco esto también está cambiando y están entrando excepciones de la mano de los grandes best sellers infantiles y juveniles, que crean tendencia.

Agustín Comotto, autor e ilustrador, nos habló de como...
El siglo XXI nos ha convertido en grandes creadores y consumidores de imágenes. Nunca como ahora, en este mundo tecnológico en el que vivimos, había sido tan fácil crear y distribuir imágenes, ni habían sido tan omnipresentes como ahora en nuestras vidas. El siglo XXI es, sin duda, el siglo de las imágenes.
El mercado del libro ilustrado es un mercado en mutación y no sabemos hacia donde nos llevará la tecnología.
El futuro será de los ilustradores que son plenamente digitales, que hoy en día conviven con los ilustradores híbridos (la mayoría: trabajamos con ambas tecnologías, la analógica y la digital) y con los únicamente analógicos (que cada vez son menos). Estos ilustradores, los digitales nativos, se caracterizan por su capacidad de mutación (no son esclavos del aprendizaje de las tecnologías que van surgiendo), y por una manera de trabajar que, en lugar de la razón, utilizan el método de prueba-error: no razonan sus acciones antes de llevarlas a cabo, sino que actúan y, si se equivocan, repiten hasta que dan con el resultado que buscaban, algo solo posible gracias al trabajo digital.
La velocidad editorial nos está matando a todos. Es totalmente insostenible. El nivel de consumo acelerado solo nos puede llevar a la piratería (consumimos tanto que sería imposible pagar por todo) y, como autores, a abandonar la búsqueda de la calidad de nuestros productos porque no podemos asumir el ritmo de producción.
Las editoriales hace tiempo que decidieron que el departamento comercial es el más importante dentro de la editorial, y los departamentos comerciales cada vez funcionan más como la alta costura: siguiendo las modas. No hay riesgo, no hay innovación. Hoy en día no podría surgir una Kveta Pacovska...
El editor ha dejado de serlo para convertirse en un gestor. Ya no es un intelectual, un conocedor, alguien que orienta a los autores y a los ilustradores. Las editoriales han perdido el criterio, y si seguimos así, está claro que llegará el día en el que prescindiremos de ellas.

Habló también sobre los derechos de autor y sobre novela gráfica. Me pareció quizá la sesión más polémica. Tuve que morderme la lengua en varias ocasiones... Menos mal que luego llegó Roser Capdevila a explicarnos la historia de su vida, me olvidé de la tensión y me dejé llevar por el paseo en Vespa que nos propuso Roser.

Especial ilusión me hizo la charla de Reina Duarte y Marga Mateu, presidenta y secretaria técnica del Consell Català del Llibre per Infants i Joves, el CLIJCAT. Hace unos años (dos? tres?) que colaboro con algunas de las actividades de fomento de la lectura que lleva a cabo el Consell, pero no era una institución que conociera especialmente a fondo, así que fue una satisfacción ponerle remedio. Se volvió a hablar del Premi Internacional Catalònia d’Il•lustració, por ejemplo, de cuya existencia me enteré hace tan solo unos meses, y constatamos cómo de frágiles son las iniciativas culturales, que en la mayoría de casos dependen de subvenciones que van y vienen. Esperemos que el proyecto Nascuts per llegir, que con la crisis se encuentra también en riesgo, tenga un futuro más brillante que el Premi Catalònia.

Pensaba que la charla de Josep Méndez, director de la distribuidora Àgora, me parecería la más tediosa de todo el ciclo, y debo decir que no fue así para nada. Su metáfora climatológico-cinematográfica fue de lo más efectiva para mostrar la situación actual del sector editorial: estamos en medio de “La tormenta perfecta”. Y es que las tendencias del mercado están creando una borrasca: más títulos, menos ventas, tiradas más pequeñas, más devoluciones, menor tiempo del libro en las librerías (“los libros son como yogures; les deberían imprimir la data de caducidad en la cubierta”)... Después de la tormenta que se avecina, lo que está claro es que el paisaje será absolutamente diferente. También nos habló (y Antoni Daura también lo había comentado) de la opacidad de la cadena de distribución, algo que sorprende a estas alturas: ni los editores, ni los libreros, ni los distribuidores, pueden seguir el rastro de los libros una vez se han repartido. Sí que existen algunos rayos de luz, pero Méndez habló de la necesidad de tener un foco que lo ilumine todo para optimizar el trabajo de todos los agentes del sector con información real sobre los stocks de libros.

Nati Calvo fue la encargada de representar al colectivo bibliotecario, y no se me ocurre a nadie mejor para hacerlo, la verdad... Durante los años que ha estado al frente del Servei de Documentació de la Literatura Infantil i Juvenil de la biblioteca Xavier Benguerel se ha convertido en punto de referencia para todo aquel que quisiera saber qué se estaba gestando en el mundo de las bibliotecas infantiles, especialmente en la provincia de Barcelona. A través de sus ojos pudimos ver cómo las bibliotecas se enfrentan a una tarea descomunal, teniendo que atender a una absoluta y total variedad de usuarios, cada uno con una absoluta y total variedad de intereses y necesidades, y todo ello en un mundo en constante cambio y evolución. Parece increíble que podamos conseguirlo, y quizá haya quien opine que no lo hacemos, pero yo creo que con los recursos de los que disponemos, no se nos puede acusar de falta de imaginación ni de entusiasmo en nuestra labor por acercar los libros a los lectores.

La intervención de Jaume Cela fue para mí el punto álgido del ciclo. Su ponencia se titulaba “La importancia de la literatura especialmente dedicada a los niños y los jóvenes en el aprendizaje educativo”, pero de un plumazo se deshizo del título

La respuesta a la pregunta de cuál es la importancia de la LIJ en el aprendizaje educativo es la misma que a la pregunta de cuál es la importancia de la literatura en la vida. No hay ninguna diferencia.
A partir de ahí, empezó la fiesta...

La literatura es memoria (pasado, futuro... recordar, pero también olvidar).
La literatura es arriesgarse a cambiar.
La literatura es aprender a vivir y a morir.
La literatura es ser más humano.
La literatura es tomar conciencia del otro.
La literatura nos permite acercarnos al abismo (sin caernos).
La literatura es fuente de esperanza.
La literatura nos enseña la ambigüedad del ser humano, capaz de lo mejor pero también de lo peor.
La literatura es consuelo.
Muchas fueron las lecturas que hizo Jaume Cela durante su intervención, y muchas las recomendaciones lectoras de las que tomé nota para más adelante...

Sin fines de lucro: por qué la democracia necesita de las humanidades, de Martha Nussbaum.
La llavor immortal: els arguments universals en el cinema, de Jordi Balló y Xavier Pérez.
Frankenstein educador, de Philippe Meirieu.
Pensamientos secretos, de David Lodge.
Metáforas de la vida cotidiana, de George Lakoff.
Para acabar, nos dejó una frase de Pep Albanell que todavía no entiendo como es que nunca me la he encontrado antes...

Un libro infantil es aquel que también interesa a los niños.
El último día empezó con la ponencia de Oriol Izquierdo, director de la Institució de les Lletres Catalanes. Izquierdo nos propuso observar el concepto de autor desde tres perspectivas o miradas diferentes: una mirada jurídica, una profesional y una social.

Centrado en la perspectiva jurídica, habló sobre la evolución del concepto de autor y de la propiedad intelectual desde sus inicios, en el que el autor, el impresor y el editor eran figuras poco definidas, hasta hoy en día, en el que el copyright ha cedido terreno frente a las licencias copyleft que permiten una gestión diferente de los derechos de autor.

Desde una perspectiva profesional, habló del trabajo de los autores de LIJ y como les está afectando el culto a la facilidad, el miedo al esfuerzo y a la dificultad, un mal de nuestra civilización en general pero que afecta especialmente a todos aquellos que están en contacto con la infancia en su fase educativa. Se tiende a crear literatura con la que los niños no se tropiecen... pero al hacerlo, estamos privándoles de descubrir nuevos mundos, y quizá también llevándoles al aburrimiento (¿no es aburrido todo aquello que ya conocemos? ¿no es más excitante descubrir cosas nuevas?).

Finalmente, la posición del autor de LIJ dentro de la sociedad actual es tristemente una posición de desprestigio. La LIJ es una literatura de segunda clase. Los autores de LIJ tienen la percepción de que de ellos se piensa que “como no son lo suficientemente buenos para hacer literatura – sin adjetivos – se dedican a la literatura infantil.” ¿Por qué?...

El mito de la originalidad: la literatura debe ser original y la LIJ no lo es, porque siempre trata los mismos temas (pero... ¿no lo hace también la literatura – de nuevo sin adjetivos?)
El mito de la creatividad: la literatura debe ser obra del impulso creativo del autor, y no del encargo, que constituye una parte importante de lo que se publica dentro del campo de la LIJ.
El mito del público captivo: los lectores deben de ser libres de escoger lo que quieren leer, y los niños no pueden hacerlo.

Roser Pubill, editora de Enciclopèdia Catalana, nos habló sobre el complicadísimo proceso que supone editar una obra de conocimientos: obras en las que la autoría es múltiple, los contenidos absolutamente diversos, y el editor se convierte en un cocinero (la metáfora de “la cocina de la edición” es especialmente acertada en estos casos): una figura que no se ve, pero que elabora los ingredientes para presentarlos ante el comensal de manera que éste pueda disfrutarlos. Además de mostrarnos el proceso de edición de algunas de estas grandes obras, también resumió en una frase cual es la postura de las editoriales hoy por hoy frente al negocio digital...

... nos tenemos que poner a ello, pero no mucho, porque el negocio sigue estando en el papel.

Finalmente, el último ponente fue Sergio Moreno, investigador del Observatori del Comerç de la Universitat de Barcelona, que ha realizado su tesis doctoral sobre el comercio del libro. Sergio nos mostró y estuvo analizando con nosotros la distribución de las librerías en el territorio, centrándose especialmente en la ciudad de Barcelona. Daba miedo mirar el mapa de Cataluña, en el que se podía ver cómo la inmensa mayoría del territorio disponía de entre 0 y 2 librerías, normalmente ubicadas en las capitales de comarca.

Sobre el problema del espacio en las librerías y la hipersaturación de títulos, Moreno afirma que el futuro de las librerías se encuentra en la labor que realicen precisamente a la hora de seleccionar qué títulos van a mostrar. Con respecto a esto, comentamos el caso de las librerías infantiles y juveniles, y también las librerías de cómic, que en el caso de Barcelona se encuentran la mayoría de ellas concentradas en el denominado “triángulo friki”.

La última hora del curso la dedicamos a comentar a modo de debate entre todos los asistentes algunos de los temas que habían surgido durante el curso. Josep Maria Ferrer, uno de los coordinadores, nos había pedido por ejemplo que pensáramos en algunos de los rasgos comunes a todos los editores que habían pasado por las diferentes ponencias, y os dejo con algunas de las ideas propuestas...

Su elogio de la creación y la imaginación.
Su voluntad de subsistir económicamente.
Su pasión por lo que hacen y por sus productos.
Su creencia en la importancia del contenido y de la calidad.
Su incerteza ante el nuevo mundo digital que tenemos a la vuelta de la esquina.