24 abril 2014

Todos los libros que me hubiera comprado o hubiera regalado el día de Sant Jordi si hubiera podido comprar / regalar tantos libros como me hubiera gustado


- Conducta migratoria, de Barbara Kingsolver, porque desde que leí Árboles de judías tengo ganas de más.

- 286 jours, de Frédéric Boilet y Laia Canada, porque ¿quién dice no al diario fotográfico de una aventura amorosa? Además, no es por ser aguafiestas, pero... ¿qué probabilidades hay de que lo publiquen en castellano?

- Las reglas del verano, de Shaun Tan, para estudiarlo detenidamente (porque una lectura así por encima en La Central no es suficiente!)

- La estación del sol, de Shintaro Ishihara, porque son cuentos de jóvenes rebeldes japoneses y eso suena imperdible.

- ¡Melisande! ¿Qué son los sueños?, de Hillel Halkin, porque ando buscando libros que me roben el corazón y suelo pensar que si tienen una historia romántica será más fácil.

- Atlas de islas remotas, de Judith Schalansky, porque no me atrevo a viajar tanto como me gustaría.

- Artistas sin obra, de Jean-Yves Jouannais, porque los ensayos sobre arte siempre me llaman mucho la atención (aunque luego los lea y no entienda prácticamente nada).

- En la ciudad, una esquina, de Virginia Pedrero y María González Reyes, porque es un librito de historias minimas e ilustradas que son de los que me gusta no solo leer, sino poseer (mis tesoros...)

- El librero de París y la princesa rusa (de Mary Ann Clark Bremer) y La llibretera dins la llum (de Frank Andriat), porque yo y los libros sobre libros y los libros sobre libros y yo...

[Vale. Lo confieso. No son todos. Ni siquiera son una pequeña parte. Solo son una muestra. Pero es que si tuviera realmente que hacer la lista a la que se refiere el título, llegaría el Sant Jordi de 2015 y todavía estaríamos aquí...]

23 abril 2014

Cesc











































del libro "Cesc (sin palabras)".
que ustedes lo lean bien!

22 abril 2014

por ejemplo, hoy

hoy es un buen día para hacer otra cosa que llega con mucho retraso: la lista de las lecturas que más disfruté durante el año pasado. si todavía no han decidido qué libro van a comprar mañana, quizá alguno de estos títulos o fragmentos les llame la atención.

[sin ningún orden particular...]

Arlindo Yip, de Daniel Nesquens.
[del que ya les dejé una historia en tres actos por acá]

¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, de Jeanette Winterson.
[la autobiografía de una de mis escritoras favoritas]
La ficción y la poesía son dosis, medicinas. Lo que curan es la ruptura que la realidad provoca en la imaginación.
Pornográfica, de Nacho Casanova.
[el sexo como pocas veces se había plasmado en un cómic]

Llovió todo el domingo, de Philippe Delerm.
[una joyita para leer de un trago un domingo lluvioso de otoño]
La gente se atreve a veces a contar cosas que nunca ha contado a nadie. Hablan de todo, sobre todo de nada, de la vida y todo eso… Incluso cuando no hablan, se advierte esa manera de sentarse al lado, de quedarse de pie asidos a la barra. Separados pero juntos. El señor Spitzweg coge el metro nocturno para no ir a ninguna parte.
La vida interior de las plantas de interior, de Patricio Pron.
[cuentos y literatura. me ha dejado con más ganas de patricio pron, a quien ahora sigo en twitter]

Las lágrimas del asesino, de Anne-Laure Bondoux.
[novela juvenil?]
- No se complique – le recomendó Ricardo –. Si hay una cosa que me ha enseñado la vida es a aceptar la felicidad, incluso la más loca, la más imprevisible. Acepte la dicha y guarde silencio.
Te elige, de Miranda July.
[autora y directora fetiche de la casa]
Tratar de ver cosas que son invisibles pero cercanas siempre me ha resultado atrayente. Parece una causa real, algo por lo que luchar, y tan abstracto que la lucha tiene que ser igualmente sutil.
El día antes de la felicidad, de Erri de Luca.
[me he convertido en fan incondicional, aunque su último, Història d'Irene, me ha decepcionado un poco...]

1Q84, de Haruki Murakami.
[un Murakami al año...]
¿No sería mejor seguir separados hasta el final, sin perder la esperanza de encontrarnos algún día? Viviríamos siempre con esa ilusión. Esa esperanza sería una modesta pero valiosa fuente de calor que nos caldearía hasta lo más hondo. Una pequeña llama que protegeríamos del viento, rodeándola con la palma de las manos. Si ahora la azotase el viento impetuoso de la realidad, posiblemente se apagaría.
La familia – El amor, de Bastien Vivès [cómics].
[no me resisto a despedirles con la viñeta de la contraportada...]


20 abril 2014

National Library Week
































Hoy finaliza en Estados Unidos la National Library Week, una semana dedicada a celebrar las bibliotecas del país. Los chicos de Out of print (de los que necesito esto y esto YA), han creado estas imágenes para su cuenta de Instagram con frases sobre las bibliotecas y la lectura.

"Las bibliotecas necesitan seguir enfatizando no solo la necesidad de la lectura como una habilidad para la supervivencia, sino también la alegría de la lectura, que a veces olvidamos en esta carrera hacia la alfabetización informacional" (Nancy Pearl, bibliotecaria).

"¿Sin bibliotecas, qué nos queda? No tenemos ni pasado ni futuro" (Ray Bradbury, escritor).

"La gente puede perder su vida en las bibliotecas. Deberían ser advertidos" (Saul Bellow, escritor).

"Google puede devolverte 100.000 respuestas, un bibliotecario puede devolverte la respuesta correcta" (Neil Gaiman, escritor).

***

Por otro lado, una compañera me envió un enlace a esta entrada del blog de Deborah Lacy. Creo que ella lo hacía por el kit bibliotecario (que ya apareció por aquí hace un par de años), pero lo que a mí me gustó fue la idea de más abajo: pedirle a dos amigas bibliotecarias que le contestaran qué tres cosas les gustaría que los usuarios de la biblioteca supieran o hicieran.

Por mi parte, me encantaría que...

... se interesaran, se informaran y preguntaran por los servicios que ofrece la biblioteca. Es increíble la cantidad de gente que usa la biblioteca SOLO para leer la prensa o SOLO para conectarse a internet, y no sabe qué más podemos hacer por ellos. Que dedicaran un poco de tiempo a leer los carteles con información sobre actividades y servicios de la biblioteca.

... vinieran a la biblioteca con sus hijos, sus amigos, sus nietos, sus padres, sus abuelos, y los animaran a hacerse el carnet de la biblioteca. Sigue sorprendiéndome que menos de la mitad de la población de la ciudad donde está la biblioteca en la que trabajo tenga el carnet de la biblioteca. ¿Qué pasa con la otra mitad?

... nos hicieran más sugerencias en positivo. Normalmente las hojas de sugerencias solo nos las piden cuando tienen una queja porque el aire acondicionado no funciona, porque el wifi va muy lento, porque no hay suficientes mesas y sillas para los estudiantes... no estaría mal que más usuarios se implicaran en la biblioteca, que propusieran actividades, sugirieran documentos para comprar o nos hicieran partícipes de sus necesidades. Entiendo que tener más mesas y sillas, una conexión wifi que funcione, y un ambiente menos parecido al del trópico o al del polo norte también son necesidades, pero solemos quedarnos con la sensación de que todo funciona mal... aunque luego seamos servicios muy bien valorados en las encuestas municipales.

Por curiosidad, les he pedido a unos cuantos colegas si me darían sus tres respuestas, así que esta entrada acaba con un "Continuará..."

16 abril 2014

la felicidad es...































































de izquierda a derecha y de arriba a abajo, la felicidad es...

... leer cómics.
... leerles un cuento a los nietos.
... un día en la biblioteca.
... leer un diccionario.
... un domingo en el sofá.
... leer un libro de tu infancia.
... un libro nuevo.
... leer un libro en un día.

***

el proyecto "felicidário" acabó el 31 de diciembre de 2013, pero... acaso caducan todos esos motivos librosféricos para ser feliz?

02 abril 2014

chinchín

Muchos padres y maestros reclaman recetas infalibles que hagan de sus niños buenos lectores. Diversas instituciones ofrecen guías de obras recomendadas, ingentes sumas de dinero se destinan a campañas de animación a la lectura e incluso agresivas políticas de mercadeo editorial aseguran que sus novedades están respaldadas por sus hiperbólicas ventas y vienen a ser algo así como panaceas lectoras. Desconozco la efectividad de estas mediaciones. Sí estoy convencido, en cambio, de que cuando la lectura se convierte en un espacio compartido entre el niño y el adulto, cuando les leemos en la cama antes de dormir o todos los días durante unos minutos en clase, entonces no solo estamos sentando las bases de un hábito o les apoyamos en el complejo proceso de comprensión que implica la lectura, sino que además experimentamos el significado último del acto de leer: la elaboración de sentidos, la comunicación y el placer. Por esta razón, es indispensable que cuando leamos con nuestros niños, leamos buenos libros. En caso contrario, difícilmente la lectura será una actividad significativa para el niño. La calidad del libro infantil sí cuenta, a pesar de lo que muchos creen.

[Algo más que textos sencillos]

De un libro para niños se espera que sea una lectura simple y de fácil comprensión. Se evitan los planteamientos complejos, los argumentos que propicien variadas interpretaciones y, en general, las referencias que se alejen del ámbito infantil. Detrás de esta convención encontramos tanto la preocupación adulta por cuidar al niño y resguardarlo frente a experiencias negativas, como una actitud condescendiente incapaz de aceptar que los niños son capaces de responder a una realidad que nos resulta extraña, que pueden hallar sus propias interpretaciones sin necesitar nuestra mediación y que tienen menos prejuicios que nosotros.

["Y esto, ¿es para niños?"]

El arte se basa en la transgresión, en el desprecio a las convenciones, en la subversión de lo establecido. Ver las cosas desde puntos de vista inusuales, cuestionar lo cotidiano. Los que aún no lo han hecho, deberían explorar el espacio dedicado a los niños y jóvenes en las librerías y las bibliotecas. Dar ese paso no es muy distinto al que dio Alicia cuando pasó al otro lado del espejo.

[El espejo de los niños]

***

Imágenes y palabras y recuerdos y rastros de otras historias y palabras y fragmentos de cosas y melodías y pensamientos y rostros y monstruos y formas y palabras y movimientos y palabras y olas y arabescos y paisajes y palabras y perfumes y sentimientos y colores y rimas y pequeños chasquidos y silbidos y sabores y explosiones de energía y acertijos y brisas y palabras.

Por todo ello, hoy, ¡un brindis!

21 marzo 2014

A veces no la entiendo, no, ¿y qué?































No, todavía no estoy lista para volver.
O quizás sí, pero muy muy despacito...

En cualquier caso, hoy quería compartir esto con ustedes.
Porque hoy es el día internacional de la poesía, y ese libro de poemas, 44 poemas para leer con niños, lo leí un día que no era el día internacional de la poesía, pero que fue memorable.
Recuerdo que era domingo, que hacía frío, que no pisé la calle, y que leí 44 maravillosos poemas que me llevaron de la risa a las lágrimas y volver.

Alguien me dijo una vez que si pudiera darse un consejo al sí mismo de hace quince años, le diría "Lee poesía. Aunque no la entiendas."

Pues eso.
Lean poesía.
Los domingos de invierno y, por qué no, también los de primavera.

03 marzo 2014

Excusas...




¿Me disculpan la ausencia durante unos días?

26 febrero 2014

Miranda July

























Unissasi Laulelet by The Dø on Grooveshark

He dejado para el final una postal muy especial.
La postal de la que ha sido la encargada de acompañar cada una de las postales con música.

Sí. Aquí finaliza el intercambio de postales que inicié el verano pasado. No imaginé que publicando una cada semana nos plantaríamos en febrero! Espero que lo hayan disfrutado un poquito. No tanto como yo, eso seguro. Pero si han descubierto algún libro que les apetece leer, han recordado con cariño alguna lectura pasada, o han sonreído al pensar "pues sí... esta canción le va que ni pintada a la postal de hoy", ya es algo. 

Gracias a todo el mundo por participar. De verdad. Pero sobre todo gracias a @CgAjeanmurdock por dedicarnos un ratito de su tiempo cada semana, infatigablemente, musicalmente, irreverentemente...

12 febrero 2014

Boccaccio




[Si alguien dudaba de que @CgAjeanmurdock sería capaz de encontrar la banda sonora ideal para Boccaccio, se equivocaba. Y quien se atreva con la versión extendida, click aquí.]

[Intercambiando postales]