15 mayo 2007

Antipatías

Desde que hace unos días, en concreto desde que leí esta noticia, he estado pensando en las simpatías y antipatías que me despiertan determinados autores. Más en las antipatías que en las simpatías, dado el caso. ¿Dejaría que la antipatía que siento por determinado autor afectara a mi opinión sobre su obra? Quiero pensar que no... pero desde luego, cuando un autor me cae antipático, sí que confieso que evito leer su obra.

Del mencionado Cela, por ejemplo, solo leí hace mucho La familia de Pascual Duarte y La Colmena, pero a no ser que sea por causa de fuerza mayor, no voy a leer nada más de ese... individuo.

Pero el primero en el que pensé fue en Hernán Migoya (su página web personal no funciona en estos momentos), otro de los autores "fashion" de la temporada, autor de, entre otros, dos volúmenes de relatos, Todas putas y Putas es poco. Yo vivía feliz en mi desconocimiento de esta persona hasta que le pillé en una entrevista en la televisión autonómica de Barcelona. Cayó en desgracia desde ese momento.

Muchos me asegurarán que sus relatos son excepcionales, pero qué quieren que les diga... Me he propuesto no leerle. Claro que seguro que eso a su ego le sienta de perlas.

Pasen por el confesionario (Gran Hermano ha arruinado totalmente esa palabra...) y compartan sus antipatías con el resto de los mortales.

12 comentarios:

claurus70 dijo...

A mi me pasa algo parecido, escribí un post titulado "motivos subjetivos por los que no elijo algunos libros" y uno de los motivos que me hacían rechazar un libro era la antipatía que siento por algunos autores.
Otro motivo que me hace rechazar un autor es si em entero que ha ido a la Cope a alguna entrevista y le han puesto por las nubes o no le han metido caña.

dsdmona dijo...

Pues a mi me pasa algo parecido con Arturo Perez Reverte, lo siento, no puedo con e´l ni con sus libros a pesar que el tema de 'Alatriste', por ejemplo, me encanta pero me da una grima que no puedo.
Con Cela me pasó lo mismo, la antipatía y soberbia que desprendía me provoca rechazo hacía sus libros...

soy consciente de que me estaré perdiendo grandes novelas o escritos pero soy de las que me gusta disfrutar leyendo y no que me impongan libros...

Palimp dijo...

Sólo uno: Sanchez-Dragó. No pienso leer nada suyo.

Rave dijo...

Yo también tengo algunas antipatías y curiosamente una de ellas ya ha sido comentada por aquí: el pasado censor del Sr. Cela me echa para atrás. En este caso es tanta la antipatía que aún no le he leído nada.
Un caso diferente es el de Michel Houellebecq. De este sí he leído algo y aunque puedo llegar a reconocer que sus libros no están mal escritos, lo que cuenta y cómo lo hace me repugna profundamente, por lo que no creo que vuelva a leer nada suyo.
Y seguro que hay alguno más por ahí, pero su literatura debe ser tan prescindible para mí que hasta he olvidado sus nombres...

Petrusdom dijo...

Dicen que para ser justos (vaya palabro que me ha salido) como lectores lo único que hay que disfrutar o sufrir es el libro o el relato en sí; para apoyar esta idea pensemos en los clásicos como Lucrecio, Terencio o los más recientes como Celine, E. Pound. Yo he llegado a la conclusión de que primero es el libro y después su autor ya desaparecido. En cuanto a los vivos me interesan hasta que descubro su pelaje moral, esto es lo que yo viví, como muchos, con el Sr.D. Camilo J. Cela (q.e.p.d.)

Un que passava dijo...

Al fin y al cabo todos tenemos algún prejuicio. A mí me pasa con algunos de los "grandes", y por mucho que me repita que debería leer sus obras sin pensar en lo que hayan dicho, no puedo. Vargas Llosa, por ejemplo...

Miguel Sanfeliu dijo...

Sí, a mí me pasa, como a todo el mundo, supongo. Pero si encima se une que los temas de sus libros no te interesan demasiado, apaga y vámonos. Esto me pasa con Umbral, por ejemplo, aunque, de todos modos, si me recomiendan alguno de sus libros no descarto leerlo. Por ejemplo, "Mortal y rosa", que me han dicho que es probablemente su mejor obra.

Habrá otros muchos, desde luego.

Respecto a Hernán Migoya, te diré que probablemente no lo habría leído si no hubiera sido por la polémica que desató su primer libro, que me pareció ridícula y estúpida. Tiene un ensayo sobre Charles Williams muy ameno.

Un saludo.

César dijo...

Cela (era un miserable), Umbral (es un casposo), Pérez Reverte (es un chulo), Luis Sepúlveda (es un prepotente)... A mí quienes de verdad me caen bien son los escritores anónimos.

pelao dijo...

vale, prejuicios habemus....pero se trata(realmente?)de ir mas alla...a mi cela me gusta bastante en su version post-realista, el mingoya ni lo conocia hasta leer aqui el post, houllebecq escribe muy bien(no tienes por que estar de acuerdo con lo que dice), drago es un prepotente pero tiene libros curiosos, vergas callosas mas de lo mismo...perez reverte queda mas fino en sus articulos, sus libros se me hacen espesos, pero bueno...una cosa es que no quieras leer un libro, esa llamada es personal e intrasferible, otra bien distinta es que te niegues directamente por algo "alrededor" de ese libro...segun esa regla, hubiera ya condenado a juan filloy a un inmerecido exilio, por su homofobia rampante...y me hubiera perdido a un escritor increible! saludos, humanos.

Alicia Liddell dijo...

Ya sabe usted mi aversión a las Etxeberría y las Freire. Pero en mi altar de aborrecidos está, sin duda, Sánchez Drago, desde los lejano tiempos de Gargoris y Habidis (creo que se titulaba su autobombístico ensayo)y una vez dije, y lo mantengo, que Arturito Pérez sería merecedor de una lapidación.

sfer dijo...

pelao, quizá tengas razón, pero escoger un libro es un acto rodeado de, si no cientos, al menos sí decenas de factores externos que influyen en esa elección... y creo que es normal que lo que sepamos de ese autor, lo que le hayamos oído decir por radio o televisión, o sus declaraciones en la prensa, nos afecten. Y normal es también que la cosa vaya más allá y cuando un autor se lo gana a pulso (como parece que ha pasado con Cela, Sánchez Dragó, Pérez Reverte... todos muy polémicos) llegue a provocar que haya gente que se niegue a leerlo. ¿No debería ser así? Probablemente... pero hay tantas cosas (mucho más importantes que esta) que no deberían ser como son y lo son...

Edgar Quinet dijo...

Querido Sanfeliu, lo mejor de Umbral: Un ser de lejanías. MyR también, pero el otro mejor y más cortito. Ya que te lo recomiendo podrías animarte.

Yo no soporto a los escritores anónimos. Ni a ninguno. Si leo algo, son los libros, no le leo la mano al escritor ni tengo que aguantar su aliento. Y creo, que si son demasiado simpáticos es que no son buenos escritores.

Jamás, jamás de los jamases, volveré a perder el tiempo leyendo algo de Maruja Torres: hombres de lluvia me lo leí por obligación y, de verdad, me sentí miserable por desperdiciar mi vida de esa forma, en lugar de irme a un bar o jugar a la play.