05 mayo 2008

Encuesta (abril - mayo 2008)

La encuesta del mes de abril recibió un total de 97 votos.

- 71 declararon que la mayoría de los libros que leen son comprados.
- 40, que los habían sacado en préstamo de una biblioteca.
- 10 personas leían libros regalados.
- otras 10 personas los tomaban prestados de amigos o familiares.
- y 7 se atrevieron a confesar que los habían robado.

La pregunta es evidente... robados, ¿de dónde? ¿De librerías? ¿De bibliotecas? ¿De amigos o familiares? ¿Alguno de los ladrones se atreve a explicarnos su metodología?

Y los que normalmente compran o piden prestados libros... ¿han robado uno alguna vez, aunque no sea su principal fuente de alimentación literaria? Yo confieso no haber robado nunca un libro, pero también confieso no haber devuelto (todavía) varios...

La encuesta del mes de mayo sigue ahondando en los hábitos de lectura y de compra de libros de los visitantes de librosfera. En este caso, la idea la proporcionó eduideas en un comentario a esta entrada (¡gracias!). Como siempre, tienen la encuesta en la columna de la derecha, y están todos invitados a participar hasta que finalice el mes de mayo.

7 comentarios:

berta bocado dijo...

Jo reconec que en vaig robar un dia un d'una biblioteca escolar on treballava. No diré quina.
al meu favor diré:
1.tenia 18 anys
2.el tenien repetit
3. era un llibre que no es trobava a la venda
4. li he donat molta vida, l'he recomanat, l'he explicat i fins i tot el vaig trobar una vegada a Bologne (en italià) i en vaig comprar sis o set per regalar a les amistats i per netejar la meva consciència.
Era Ahora no, Fernando! de David Mackee, de Altea Benjamín
que ara han reeditat en versió bilingue

El último peatón dijo...

Por raro que suene, a mí me reconforta el hecho de saber que se roban libros, porque a veces da la impresión de que la mayoría de la gente no los querría ni regalados.
En mi caso, igual que le pasa a Sfer, no recuerdo haber robado ninguno, pero lo de los libros prestados que nunca se devuleven merecería un apartado exclusivo, y me temo que las cifras serían bastante jugosas...

sfer dijo...

Berta, excusatio non petita...
Nota mental: ojo si algún día el último peatón te pide un libro prestado :P

Destellos de Luna dijo...

Durante la Universidad tuve un maestro sustituto, un hombre ya mayor de aspecto bastante respetable y que invariablemente llegaba siempre al salón con su enorme portafolio y un traje impecable (la temperatura aquí ronda los 40ºc). Cubrió solo un periodo de 6 semanas, pero nos dejo tan impresionados que el último día le pedimos nos diera los datos del libro que siempre traía y en el que basaba la clase. Cual no sería nuestra sorpresa cuando nos empieza a platicar que el susodicho libro estaba descontinuado desde 1970; pero que cuando le avisarón que tenía que cubrir al profesor de base entró en panico, por que él ya no se dedicaba a la enseñanza, así que fué a una biblioteca a empapazarse un poco del tema (arquitectura) y fue allí donde vio el libro, e imposibilitado de sacarle copias ya que este pertenecia a un acervo, no le quedo más remedio que robarselo. Y efectivamente el libro tenía varios sellos y escudos que estaban medio rayados. Ahora que no entiendo como logro sacarlo, ya que el susodicho libro era enorme y pesadísimo.

C. Martín dijo...

Ajá, ya he descubierto a quién no pertenece alguno de los secretos anónimos..., por ello no me pronunciaré sobre el particular. juas.
También habría que hacer un apartado de los libros que se regalan y que permanecen más tiempo que el amor o la amistad que los provocaron.

sfer dijo...

Cuando trabajaba en la biblioteca de la universidad, era de sobras conocido que muchos de los libros "desaparecidos" estaban en realidad en el despacho del profesor y/o profesora de turno...

sfer dijo...

Miren estas condiciones bajo las cuales uno puede robar libros. ¿No les parece lo más razonable? El delito sería NO robar un libro que cumpliera todas esas condiciones :-)