13 mayo 2008

El vaso colmado


Estoy harta de...

... oír a los políticos llenarse la boca de grandes palabras sobre la necesidad de la promoción de la lectura y fardar de campañas en las que van a invertir miles de euros, cuando lo que deberían hacer es darse una vuelta por la inmensa mayoría de las bibliotecas escolares y darse cuenta de que hace años que deberían estar trabajando en esa línea. Pero claro, poner un estante en el metro para que la gente intercambie libros es bastante más fácil que dotar de recursos una biblioteca escolar, y además lo ve más gente.

... que los medios de comunicación escrita sólo se acuerden de la literatura infantil y juvenil por Navidad y por Sant Jordi... y a veces ni eso. Y cuando lo hacen, salvo honrosas excepciones, parece que encarguen directamente los artículos a la editorial de turno, porque lo único que aparecen son las últimas novedades, las que a éstas les interesa vender.

... que para encontrar una crítica o reseña con cara y ojos de literatura infantil y juvenil en un medio generalista (sea escrito, leído, televisado o blogueado) haya que mirar con lupa.

... de que ver a un autor infantil o juvenil en programas como Página 2 (La 2), L’hora del lector (Canal 33) o Qwerty (BTV) sea una excepción de la que todos se congratulan, cuando en realidad debería ser una norma.

... de encontrarme con noticias que mencionan casi todos los premios Serra d’Or (la última, en el Qué Leer del mes de mayo); y digo casi todos porque sorprendentemente muchos se olvidan de que también hay una categoría de infantil, que este año ha recaído sobre el álbum de Pep Molist ilustrado por Emilio Urberuaga Dos fils / Dos hilos.

... de que a pesar de todo lo anterior, nos sigamos sorprendiendo cuando los estudios nos muestran que los chicos no leen. Lo raro, señores, sería que lo hicieran.

Y es que ya son muchas gotas...

[La imagen es de Tijmen Van Dobbenburgh]

***

- Añadido el 17/05/2008: Lean también 48 horas sin parar de hablar de literatura infantil.
- Añadido el 18/05/2008: Lean también Una pèssima salut de ferro (en català).

8 comentarios:

eduideas dijo...

Cuánta razón tienes. Pero es que en filología no hay asignaturas de literatura infantil obligatorias, ni en muchos planes de magisterio o sea que ni directamente los más implicados dominan el tema

ferjur dijo...

Buen post. Un saludo.

Fernando

sfer dijo...

Sabía que todavía se me quedaría en el tintero alguna razón por la que estar harta... A veces sueño que vuelvo a filología para hacer el doctorado y poder dedicar mi tesis a algún aspecto de la literatura infantil y juvenil...

Gracias Fernando. Un honor tenerte por aquí. Ánimo con las "clases" de la comunidad de prácticas :-)

enhac dijo...

Recuerdo cuando estudiaba que sí que había una asignatura de Literatura Infantil en la carrera de Magisterio. Y tuve la suerte de tener un profesor estupendo que contagió a todo el mundo su amor a este tipo de literatura.

Lo que no recuerdo es si era troncal o no.

Miss Microbios dijo...

Y el caso es que los chicos sí leen, y mucho más que los adultos. Lo dicen las estadísticas, alto y claro. Supongo que leen pese a todo. Porque tienes razón en lo que denuncias. Gracias, conciencia vigilante.

jg dijo...

Estoy al 100% de acuerdo con lo que dices en este tema.
Estoy cansado también de oír decir a padres que no leen nada que sus hijos no se acercan a un libro ni por equivocación, que no saben qué hacer para que lea. ¡Cómo vas a convencer de algo de lo que ni siquiera tú estás convencido!
Luego vienen esos informes que en la prensa se resumen en el titular: "los jóvenes no leen", cuando el verdadero titular debería ser: "los jóvenes tampoco leen" o "los jóvenes leen más que los adultos", pero estos titulares no venden o suponen un reproche directo a nosotros los "adultos", que no apetece escuchar.

berta bocado dijo...

Quanta raó tens Sfer, és vergonyós que tota la lij sigui tan invisible en els mitjans de comunicació. El més fort és que quan sembla que s'ho prenen seriosament i que decideixen fer una campanya súper eficient i dedicar no sé quants milers de milions, tornen a fer el ridícul... no se sap massa qui els assessora.

Durant uns mesos vaig tenir contacte amb el director d'un suplement de llibres d'un diari important i després de tres trobades, vaig adonar-me que només coneixia dos col. de lij:
"los cinco" i "Geronimo Stilton". Aquest mateix personatge és el que va dir que no es podien comentar els àlbums il. peruqè tindria més text el comentari que el llibre.
Ja t'ho he dit tot!

biblioactiva dijo...

El día que en el Ministerio dejen de dar premios a las buenas prácticas en bibliotecas escolares significará que funcionan con normalidad (o que han desaparecido para siempre)