19 octubre 2006

Un parque de papel en abril



Il·lustracions d'Eva Garcés pel llibre Un parc de paper a l'abril (text de Júlia Villaescusa), editat per Tàndem Edicions. Una delicia...

6 comentarios:

omanero dijo...

Son muy bonitas, pero no deja de ser extraña la perspectiva. ¿Le gustarán a los niños? Siempre me he preguntado eso, porque algunos ilustradores son excesivamente infantiles, cuando, en realidad, los niños no dejan de ser adultos muy jóvenes.

berta bocado dijo...

Hola Omanero
creo que los niños aprenden a leer imagenes antes de aprender palabras y de hecho el mismo ejercicio de abstracción que hacen para entender una imagen es el mismo que haran de mayores para entender que esto "a" es la letra a. Me refiero que pueden entender todo tipo de ilustraciones aunque muchas veces nos parece que sólo entenderan imágenes claras, redonadas e incluso "ñoñas".
Suerte que tenemos a Sfer que de vez en cuando nos recuerda qué libros ilustrados más impresionantes existen para goce nuestro y para la educación visual de nuestros niños. El gusto estético no nace, se hace.
Tienes razón con lo de niños adultos!

sfer dijo...

Sí, la perspectiva es bastante curiosa. De hecho, creo que fue una de las cosas que comenté en la reseña, o que salieron el día de la tertulia...

Sobre si gustarán o no a los niños, y el tema de si les gustan las ilustraciones "diferentes", "modernas", o como quiera que las llamemos, es un tema complicado. Como con todo lo demás, es algo en lo que hay que educar a los niños. Igual que se les enseña a apreciar otras cosas (o al menos deberíamos), también hay que enseñarles a leer ilustraciones complejas.

Desde mi experiencia en la biblioteca, y en la sala infantil en concreto, es complicado "vender" según qué álbumes porque muchos padres van a lo fácil (léase: las versiones ilustradas de las películas de Disney). Pero también es cierto que hay padres que sí que ayudan a los niños a escoger álbumes diferentes, más originales, no tan "producidos en serie" como otros. Claro que muchas veces son una minoría...

liter-a-tres 3 dijo...

Por mi experiencia en este ámbito, cuando a los niños no les cuadran las imágenes abandonan la lectura. Pero por otra parte, es sorprendente comprobar hasta qué punto se sienten atraídos por imágenes diferentes.
Al final, creo que es perjudicial pasarse de "diseñatas" con inventos excesivamente abstractos, pero está muy bien buscar ese límite que les convierte en descubridores de algo nuevo.

omanero dijo...

Estoy completamente de acuerdo con lo que decís. Evidentemente, la educación juega un papel crucial. Lo que me sorprende es que, en muchos libros infantiles, la imagen que tienen los autores e ilustradores de los niños es la de personas a las que no hay que educar, sino mantener dentro de los límites de lo infantil, sin ofrecerles nada nuevo.

Yo he trabajado como profesor en primaria y estoy más que harto de ver que en los libros de texto aparecen ilustraciones sin sentido, que nada tienen que ver con la lectura, por ejemplo, y que no aportan nada que el niño, que no es tonto, pueda concluir por sí mismo. La función de muchas de estas ilustraciones es la de decorar sin darle las herramientas para que los lectores -e. d., los niños- puedan aprovechar más el texto.

Pablo Odell dijo...

Bellísimas Ilustraciones...!!!
Saludos