23 octubre 2006

¿Importa tanto el "cuántos"?

Catalunya, una escena de debate cultural
(Notas de cultura)
La creación de públicos
Xavier Antich


Con una puntualidad más deseable para mejores objetivos, tenemos regularmente información de los visitantes en los diferentes centros de producción cultural, especialmente en museos y centros de arte. La importancia que se concede, entre la administración, a este aspecto cuantitativo de la circulación de las producciones culturales (también aplicable a las ediciones de textos y a los ejemplares vendidos), puede valer como termómetro de un determinado síntoma, especialmente nocivo en el ámbito de la cultura: la obsesión, a veces enfermiza, por lo cuantitativo. Y es que, en el fondo, la auténtica circulación de las producciones culturales, y su eventual impacto, tiene poco que ver con lo cuantitativo. Así lo han entendido quienes, de forma decidida, han empezado a apostar no por atraer cuantas más cantidades de público mejor, sino por diversificar la atención a públicos heterogéneos con la intención, no sólo de promover y estimular la diferencia en el ámbito de la recepción, sino, también, y sobre todo, por estimular las estrategias de una mayor participación. Pero esto, parece, todavía no cuenta para nada en las orientaciones de los responsables políticos de la cultura, dominados por una concepción paternalista de la cultura.

[Suplemento "Culturas" de La Vanguardia, número 226, miércoles 18 de octubre de 2006]

No parece que Antich haya escrito esto pensando en las bibliotecas públicas, pero hay que ver lo cierto que es también en este ámbito... Cuántos visitantes, cuántas actividades, cuántos préstamos, cuántas consultas, cuántos niños en la hora del cuento, cuántos asistentes a la última conferencia, cuántas visitas escolares al año... Estadísticas, estadísticas, estadísticas...

2 comentarios:

Alicia Liddell dijo...

En esta sociedad el éxito se mide en números, en estadísticas, en porcentajes de crecimiento.

Cuando oigo o leo que en este país se han publicado chopecientos mil títulos se me salta una lágrima en memoria de los millones de árboles sacrificados en nombre de la vanidad o del lucro.

Berta Bocado dijo...

Hola a tothom,
ja em corregireu vosaltres que sou tan bons lectors però crec que vaig llegir en un llibre de Vila-Matas que deia que ell va veure clar que era un home de lletres perquè quan llegia equacions o números decimals s'aturava a les comes.
Bé, vull dir que jo també estic una mica farta de que a les biblioteques i pel què fa a cultura, només es tinguin en compte els números...