10 octubre 2007

Iter Sopena

No me digan que no los recuerdan. Solo les excuso el catalán-castellano, y únicamente en el caso de que me lean desde fuera de Cataluña.

Estos no son los míos, que sabe dios dónde andarán (si es que todavía andan y no han pasado por alguna trituradora), sino que fueron rescatados de un contenedor de reciclaje. Sí, la imagen mental es correcta: sfer, inclinada sobre un montón de libros maltrechos y polvorientos, buscando un candidato a ninot para salvar de la quema. Ellos tuvieron suerte esta vez...

Como diría Calvin (o Hobbes), en todas partes hay tesoros...

5 comentarios:

Ernesto Guajardo dijo...

¡Ufffff! Qué flashazo hacia la infancia. Por estos lares también deambularon los Iter Sopena, aún se encuentran, en ferias de libros viejos. De esas donde van los nostálgicos, disimulando o exhibiendo su memoria.

claurus70 dijo...

Siiiiiiiii, yo también lo tenía, venía con una funda de plástico, era pequeñito y amanoso.
El mío por detrás decía "Vale la pena tener un Sopena".
Vuelvo a mi 2º de EGB solo con contemplarlo.

berta bocado dijo...

que bo sfer, jo també el tenia i de català teniem l'Albertí, un de groc que crec que ara van reeditar.quins temps!

Jaume C. i B. dijo...

Jo encara el tinc a casa, tot i que pobret està una mica atrotinat de l'ús.

Anónimo dijo...

pues yo aun lo tengo, muy util para enriquecer vocabulario. me lo compro mi madre en el instituto.