15 octubre 2007

Pero no es así...

Lo que les mostramos, damas y caballeros, no les hará más inteligentes ni virtuosos, pues nuestro teatro no es escuela ni iglesia. Las desdichas del mundo no disminuirán con nuestra representación, aunque tampoco aumentarán, ¡lo cual no es poco! No tenemos ninguna intención, ni siquiera la de engañarles. Nosotros no argumentamos. No queremos demostrar, denunciar, ni enseñar nada. Ni siquiera queremos convencerles de la realidad de nuestra representación, en el caso de que prefieran considerarla una fantasía. Podría parecer que no les necesitamos en absoluto, damas y caballeros, pero no es así.

===

Yo quería tener el poder para hacer justicia [...], pero para alcanzarlo tuve que cometer injusticias. Todos los que quieren tenerlo tienen que cometerlas. Quería acabar con la represión, pero para ello tuve que arrojar a la cárcel y destruir a los que querían impedir que lo hiciese. Tuve que convertirme en opresor. Para suprimir la violencia tenemos que emplear la violencia. Para eliminar la miseria tenemos que crear miseria. Para hacer que sea imposible la guerra tenemos que hacer la guerra. Para salvar el mundo tenemos que destruir el mundo. ¡Esa es la verdad del poder!

===

Mi existencia es incomprensible y ridícula. Pero nunca estuvo a mi alcance poder elegir otra. Uno no deja de ser quien es. La libertad existe siempre sólo en el futuro. En el pasado ya no se puede encontrar. Nadie puede escoger otro pasado. Todo lo que sucede, tenía que suceder como sucedió. A posteriori todo es inevitable, a priori nada. Lo único que importa es despertar del sueño. A pesar de todo, corremos detrás de la libertad, no podemos hacer otra cosa, pero la libertad camina siempre un paso por delante como un espejismo, existe siempre en el próximo instante, siempre en el futuro. Y el futuro es oscuro, una pared negra, impenetrable ante nuestros ojos. No, pasa entre nuestros dos ojos, a través de la cabeza. Estamos ciegos. Cegados por el futuro. No vemos nunca lo que está ante nosotros, nunca el próximo segundo, hasta que nos rompemos la nariz contra él. Vemos sólo lo que hemos visto ya. Es decir, nada.

===

Tres fragmentos de tres cuentos (sin título) diferentes de Michael Ende, recogidos en El espejo en el espejo, editado por Alfaguara. Pero antes, si no lo han hecho todavía, corran a leer Momo. Ya.

5 comentarios:

Palimp dijo...

Un libro muy muy oscuro. Y triste.

Apolonio-de-Rodas dijo...

Y que mala adaptación al cine....

berta bocado dijo...

Sfer, dels llibres que estàs llegint jo et recomano molt de veritat la segona part de les Primeres lectures, la part que ha escrit la Teresa duran, crec que és una manera molt fàcil d'explicar la importància de la bona il·lustració i la necessitat d'explicar contes, sense versions, etc. bé, a mi em serveix molt.
sort

sfer dijo...

Sí, Palimp. Qué poca esperanza nos da Ende en sus cuentos...

Apolonio, supongo que te refieres a la adaptación de Momo... Aunque Ende no es que haya tenido demasiada suerte con las adaptaciones de sus novelas: La historia interminable tampoco era para dar saltos de alegría...

Berta, encara no m'hi he posat amb el de la Teresa Duran y la Roser Ros... És potser el que em fa més respecte de tots. Gràcies pel consell :-) Per cert, recomanaries algun altra a més d'aquests? Un d'aquell que diguis: aquest també és imprescindible, l'has de llegir?

berta bocado dijo...

No he llegit el nou del teixidor que tu recomanaves, potser està bé.
n'hi ha un altre que a mi em va servir perquè tranquilitza molt i trenca certs tòpics. és aquest: no diu res de nou potser però t'ajuda a organitzar petites idees: Como habituar al niño a leer. medici. és molt francès...