29 agosto 2006

Sin palabras

Una de las impresionantes (increíbles, fantásticas, maravillosas, no encuentro adjetivos que lleguen a la suela de los zapatos de las) fotos de bibliotecas que encontraréis en este post de "the nonist", que ha llegado a mi conocimiento a través de la lista de distribución Iwetel.

Ay... (suspiro)

13 comentarios:

Palimp dijo...

Dios, casi me dan ganas de llorar...

Noesmivida dijo...

wow! .. la primera impresión me pareció las galerías de una carcel :-P ... mira, no estaría nada mal que convirtieran la Modelo en algo así, ¿te imaginas?
geniales las fotos del post .. la del Trinity College es imponente!

pies diminutos dijo...

Ver una biblioteca siempre me produce emociones encontradas. Por un lado, mira que preciosidad, cuantísimos libros, y enseguida, madre mía, son preciosos, son muchos, y no me los podré leer todos en mi breve vida. Buaaaaa!!!

migratoria dijo...

Se queda uno mudo.

Preciosa, tu profesión.

Te he dejado un comentario, con un enlace, en Invisible library.

manel dijo...

Es verdad, no se puede expresar con palabras. O al menos no las encuentro. Un tesoro

liter-a-tres 3 dijo...

Impresionante!
Gracias por divulgarlo.

Joaquín dijo...

Se trata de experiencias estéticas de distinto grado:
1.- la experiencia estética directa, frente a un cuerpo hermoso, un paisaje...
2.- la experiencia estética de la obra de arte.
3.- la contemplación de las ideas pensadas, oídas o leídas.
4.- la visión de un libro amado.
5.- la visión de una bella biblioteca.

Es difícil encontrar experiencias, como la de contemplar una biblioteca antigua, ordenada, que concentren tanta belleza.

Las imágenes son de un libro de fotografías de bibliotecas de Candida Höfer (Thames & Hudson).

Gracias por mostrárnoslo.

Albert de la Hoz dijo...

Después de la lección de joaquín solo me atrevo a decir, que la fotografia me ha gustado mucho.
¿Ha quedado bien así?

Alicia Liddell dijo...

Menudo disgusto tengo. Después de ver la foto me puse a buscar, para compartirla, una que hice de la biblioteca del British, cuya sala de lectura es una delicia. No encuentro las dichosas fotos, las hice con la nikon analógica, pero estoy segura que las escaneé, la cuestión es que esos archivos han desaparecido. He buscado el original en papel, he puesto el despacho patasparriba, he mirado en cajones, en estanterías, he revisado a fondo cajas ... y nada. Tengo una desesperante sensación de pérdida, no sólo de la foto, sino de la memoria.

sfer dijo...

Pues parece que nos rondan disgustos fotográficos, porque yo hace días que ando buscando dos fotos para un post y no las encuentro por ningún sitio. En este caso no las hice yo, pero soy incapaz de recordar quién las hizo y, en un caso, soy incluso incapaz de recordar si el sujeto fotografiado era Samuel Beckett o Ezra Pound. Tal y como tengo la memoria últimamente (léase episodio Ed Harris), es posible que no fuera ni el uno ni el otro...

nh dijo...

Síndrome de Stendhal?

Fer dijo...

Bibliotecas que me hayan impresionado:
a) la del Trinity College. Al contemplar el Libro de Kells se me saltaron las lágrimas y todo;
b) la biblioteca histórica de la Universidad de Salamanca. No donde trabajo, sino la expuesta al público. Un lujo cuya entrada está reservada a muy, pero que muy pocos, y cuya visita repetiré en octubre.
c) cualquier biblioteca de cualquier palacio real o nobiliar, como la de El Escorial. Menuda gozada.
d) y más, muchas más que me quedo por el camino.

Pablo Odell dijo...

Impresionantes... No sabría con cual quedarme. ¿Lograrán transmitirnos algún día by ceros y unos este tipo de sensaciones -en relación al saber compilado?