03 agosto 2006

Disculpas a Luis

Ayer, siguiendo un extraño camino, me encontré con esto.

Desde aquí, quiero pedir disculpas a Luis, el librero valenciano, por si mi post
Confesiones de una lectora imperfecta le ofendió de alguna manera. De ningún modo pretendía plagiar su texto, y por eso incluí la referencia al blog Atravieso el Espejo, donde su autora da más detalles sobre la procedencia de la idea (concretamente aquí). Creo que en todo momento quedó claro que la idea original NO era mía, aunque las propuestas sí lo fueran, inspiradas por las que leí en el blog antes citado. Si así lo desea, puede contactarme por correo electrónico y proporcionarme la referencia que desea que incluya en el post para que éste quede citado correctamente (lo siento, pero pese a ser bibliotecaria no sé cómo debería redactar la referencia bibliográfica de dicho texto).

Siento profundamente que una idea tan bella como esas confesiones y los posts que ha generado en diferentes blogs, todos interesentasímos en tanto que demuestran experiencias individuales y al mismo tiempo universales de lectura, haya llegado a esto.

A título personal, decir que si la autora de esas primeras confesiones hubiera sido yo, habría sido un verdadero honor verlas extenderse por la red y llegar a muchas más personas de las que él, seguramente, imaginó. Siento de verdad que no haya sido así. Mis más sinceras disculpas.

6 comentarios:

Jorge dijo...

Como estudioso de la comunicación, creo que este señor librero debería estar ciertamente agradecido de que su mensaje se haya difundido extensamente gracias a los blogs. El problema (de siempre) sobre la autoría y sobre la deformación del mensaje (en plan juego 'el teléfono escacharrado') no lo vamos a resolver nosotros en media hora, si no en años de filtro de blogs. En cierto modo, esto es como la imprenta: algo que tardaba semanas o meses en difundirse (el folleto de este hombre) ha llegado a los confines del mundo en apenas días, siendo modificado (para evolucionar o involucionar, esa es la cuestión). No voy a soltar una chapa sobre ventajas o desventajas de los blogs, pero mira tú por dónde, gracias a ellos la próxima vez que vaya a Valencia (tengo familia allí) me pasaré por esa librería.

Palimp dijo...

Creo que todos los implicados en la difusión del texto han mencionado las fuentes, así que no entiendo el cabreo del librero. Quizá porque no ha seguido el desarrollo en internet.

Un abrazo

Alicia Liddell dijo...

Mea culpa. Que conste que en mi siguiente visita a la libería comuniqué a su hijo que las propuestas estaban siendo muy comentadas en la blogosfera. No lo pude hacer al interesado ya que, según me dijeron, estaba de vacaciones.

Y estoy de acuerdo con Jorge. Una iniciativa absolutamente inocente por mi parte ha conseguido cabrear a alguien cuando debería estar encantado. Vamos, yo imprimiría todos esos blogs y los enmarcaría.

Felipe Zayas dijo...

Hola, Sfer. Acabo de ver que mi post sigue coleando. Creo que toda esta historia muestra la confrontación entre dos culturas: una, centrada en la idea de autoría; otra, en la la libre circulación de la sideas en la Red. de todos modos, aunque creo que Alicia no tuvo, en absoluto, ninguna intención de plagiar a Lluís, creo que los blogueros debemos citar siempre las fuentes. Aunque sepamos que pronto lo que circula por la red se convierte en patrimonio compartido. Saludos.

Pablo Odell dijo...

Ánimo Sfer... No le des más importancia. Serám que piensa que así le irán más a la librería... Una pena.

sfer dijo...

Gracias a todos por los comentarios y por los ánimos. No es que le dé demasiada importancia. Simplemente me ha sorprendido y apenado un poco que Luis se lo tomara de ese modo. Creo que las fuentes estaban claras y que ni yo ni Alicia, ni las dos personas que tomaron la idea de aquí y la desarrollaron en su blog, nos apropiamos de ella. Quizá la referencia no era lo más "científica" que podría haber sido, pero en ningún momento se puso en duda la autoría del texto original.

He compartido aquí los textos (y fotos) de otros autores que me han comunicado que se alegraban de ver su obra difundida y apreciada a través de este medio que son los blogs, y pensé que todo el mundo reaccionaría igual. Solo siento que no haya sido así...