01 marzo 2007

Déjenme que les cuente algo sobre Martín Fierro

De vez en cuando alguna noticia curiosa cae en mi buzón de correo gracias a las alertas de Google. Me entero, por ejemplo, de la existencia de esto. Y me pregunto qué valdrá más la pena, si leer a todos estos o tomar el camino fácil (y más rápido) propuesto por el señor Pierre Bayard.

No, en realidad no me lo pregunto; era solo una estrategia para recuperar una entrada olvidada en las catacumbas del archivo de este blog (me encanta esa viñeta de Clowes)... Además, nada me apetece más, después de haber leído El anillo de Irina, que dejarme llevar por algún novelón ruso.

Y un último apunte: yo SÍ leí el Martín Fierro (en la edición negra negrísima de Cátedra) a lo que tengo dos cosas que decir:
1) A pesar de haberlo leído, seguramente necesitaría leer también el libro de Bayard para poder hablar sobre él.
2) Sinceramente, espero no tener que volver a leerlo nunca más (y pido por adelantado disculpas a todos los admiradores de esta obra, de importancia innegable en la historia de la literatura latinoamericana, que se sientan ofendidos por mi comentario).

5 comentarios:

Patricio dijo...

Lo que pasa es que sos de Barcelona, si fueras argentina, no sólo lo hubieras leído... también lo tendrías que haber ¡aprendido de memoria! (Todavía me acuerdo estrofas enteras).

Igual, a mí me gustó mucho. Le terminé tomando cariño.

Aramys dijo...

No leí Martín Fierro.. pero bueno por optar que sea la primea opción siempre no? si no que nos queda? la hipocresia? Ay... leí esta misma noticia hoy en El País, que sorpresa lo que hace la gente...no?

Aramys

Petrusdom dijo...

Yo creo que leer un libro es un poco como cuando se emprende un viaje a una ciudad desconocida. Uno llega vive la ciudad y regresa a su realidad. Queda un recuero con sabor diferente según cuando y con quién lo recuerde.
Yo leí Martin Fierro y ahora no me queda nada de aquella épica de la pampa.

Decirte que me agrada mucho tu blog.

sfer dijo...

patricio, en el fondo tienes razón. Debe pasar un poco como con nuestros Quijotes, Plateros, Lazarillos, "con diez cañones por banda", y esas cosas...

me agrada que te agrade, petrusdom :-)

sfer dijo...

Vía Tökland me entero de que Vicente Verdú también ha estado disertando sobre el tema en cuestión.