09 septiembre 2008

Padecer, y parecernos...

Los libros y la lectura en general adquieren sentido en nuestra vida si se integran a lo que para cada uno de nosotros es necesario. Y hay tantas cosas para uno necesarias que a otros les parecen inútiles, entre ellas el libro, que hay que evitar sermones y homilías. Más bien hay que disfrutar eso que nos seduce, el libro y la lectura, por ejemplo, y quizá, por pura curiosidad, algunos no lectores se acercarán a nuestro vicio y lo harán suyo. De otro modo tendremos que padecer, y parecernos, a todos los pedantes del mundo que de veras se creen superiores nada más porque leen libros.
[...]
El único elemento moral que no debemos olvidar los lectores es el hecho incortrovertible de que la lectura no nos da superioridad sobre los no lectores.

[¿Qué leen los que no leen?, de Juan Domingo Argüelles.]

8 comentarios:

Rafel Lopes dijo...

Pues comenzamos con una cita discutible... A veces, no hay mejor modo de favorecer una determinada postura que oponerse a ella. En un momento en el que, por ejemplo, hay pacientes que no se consideran inferiores -menos sabios, menos incapaces de mejorar la salud propia y ajena, ya saben, automedicación, casos de agresiones a facultativos, etc.-; en el que, bombardeo de medios de comunicación mediante, muchos iletrados se consideran a sí mismos eruditos a la violeta, válidos para opinar en todos los ámbitos; en el que el periodista parece haber sustituido al catedrático como oráculo de saberes; en el que las figuras antaño de autoridad se han visto reducidas -sea esto más o menos justo-, en muchos casos, al papel de opresores, de sanguijuelas o similares; en un panorama así, de democrática igualación por lo bajo -y estoy generalizando, con lo que estoy siendo inevitablemente falaz-, ¿realmente tiene sentido venirnos con la moralina de "tu sabiduría -lo irónico es que el texto implícitamente la asimila a la lectura, o de otro modo, ¿qué podría hacer pensar a algún lector tenaz que ha adquirido algo que le hace mejor que sus semejantes?- no debe hacerte creer superior a los demás"? Habiendo extremos, para qué quedarse en medio; entre la falacia de la autoridad y el rodillo aplanador de la mediocracia...

Ítem mas: moverse en paradigmas morales implica, por lo general -y desde luego en este uso concreto- hacerlo entre dos opciones cuya relación entre sí es la de disyunción exclusiva. Si no se tiene imaginación suficiente para pensar en alternativas, sólo hay que consultar, precisamente, ciertos libros.

Disculpe la parrafada de orate... Salió así, a vuelapluma. Comprendo que no soy justo -no he leído el libro-, y que sonará algo maximalista... Con todo, espero haber sugerido algo.

sfer dijo...

Una de las críticas que se le puede hacer al libro es que, a pesar de defender que no hay que tomar una posición "moral" respecto a la dicotomía leer vs. no leer, el mismo autor parece por momentos incapaz de escapar a ese mismo juicio moral. Es difícil, pero yo espero no olvidarlo. Quizá por eso tomé nota de ambos párrafos. Leer no nos hace mejores personas, ni nos da superioridad sobre los demás. Todos conocemos a lectores que son personas horribles, o capaces de comportarse de maneras moralmente reprochables, mientras que hay no-lectores que son bellísimas personas. De lo que se trata es de no descalificar/discriminar a alguien solo porque sabemos que no es alguien que lee. Es un perjuicio (más) contra el que luchar. Y sobre todo la gente como yo, que amamos la lectura y los libros.

De hecho, es de eso más que no de "sabiduría" de lo que habla el libro.

Y muchas gracias por el comentario! Nada de parrafada: demuestra que te ha interesado la cita, y desde luego has aportado más que algo a la entrada en general. Gracias por tomarte el tiempo :-)

Amkiel dijo...

Es mi segunda intervención por aquí y me temo que voy a poner un enlace a un artículo de Josep Maria Espinàs que colgué ayer en mi panfleto. Espero que me disculpes, no lo hago por hacer proselitismo. Creo que añade oportunamente la visión del “escritor” a la de Argüelles sobre el “lector”.

http://laetus.blogia.com/2008/090801-importancia-de-l-8217-escriptor-124-josep-maria-espinas-124-fragment-.php

La mujer Quijote dijo...

Si admitimos que el conocimiento te hace superior, la lectura, como medio de obtener conocimiento (aunque no el único y ni siquiera tiene que ser el mejor) te hace superior.
¿Te hace mejor? Ese ya es otro cantar y para mi la respuesta es clara, no.
Creo que si juntamos las dos cosas puede también salir la conclusión: "puedes aprovechar esa superioridad que te da el conocimiento para ser mucho peor de lo que serías de mantenerte en la ignorancia"

Llorenç dijo...

D'acord que la lectura no ens fa superiors, encara que de vegades ens hi sentim -de qualque manera hem d'alimentar l'autoestima-, però, per a mi, cal admetre també que el fet de ser lectors no ens converteix en inferiors o retrògrads.
Vull dir que, socialment, el tema de la lectura està mal enfocat. La lectura és un plaer solitari, però que també es pot compartir.
L'emoció de la lectura no és inferior, si bé molt diferent, a una cursa automobilística -TV3 canvia l'horari del telenotícies del dimenge per oferir en directe l'esdeveniment. En canvi, els programes sobre llibres no abunden i, en cap cas, no es programen en “prime time”.
En definitiva, una pretesa, si bé equivocada, superioritat del lector és pecata minuta en comparació a d’altres consideracions, sobretot les més mediàtiques (esports, moda i “realitys” de tota mena...).

sfer dijo...

Amkiel: gracias por el enlace. Como ya te he dejado en el comentario en tu blog, me parece un texto muy "oportuno" en relación con el de este post.

"Puedes aprovechar esa superioridad que te da el conocimiento para ser mucho peor de lo que serías de mantenerte en la ignorancia". Por ahí van los tiros del autor de la cita. Leer nos hará más sabios, pero no necesariamente mejores personas.

I Llorenç, trobo molt encertat el teu comentari: no només hem de procurar els qui llegim no tenir "prejudicis" contra els qui no llegeixen, sino que també hauria de ser a l'inrevés, que aquells que no llegeixen no tinguin prejudicis contra els que sí llegim. I, com bé dius, els mitjans s'haurien d'enrecordar d'això de tant en tant, especialment els públics. És clar que ells sempre argumentaran que la majoria té més poder que la minoria, i aquí estic d'acord amb el que diu l'Espinàs (al fragment que ens ha deixat l'Amkiel): els lectors hem estat, som i (probablement) serem una minoria...

Jaume Puig dijo...

Philip Roth en el seu "L'espectre se'n va" posa en boca del personatge Lonoff la següent frase: “Els qui llegim i escrivim som gent acabada, som espectres que presenciem el final de l’era literària”. No comparteixo del tot aquesta visió crepuscular, però davant la vida ( i el més important de la vida és la mort) la literatura no ens salva... o si...és que vegades ho sembla...

sfer dijo...

Jaume: decididament, ser una minoria no vol dir que estiguem acabats. I jo crec que la literatura SÍ ens salva. Però igual que a mi pot salvar-me la literatura, a d'altres els déu salvar el voluntariat, les sardanes, reproduir monuments amb escuradents, o les equacions diferencials... En la diversitat rau el què d'allò que som els humans.