15 septiembre 2008

Escriure en temps digitals - La Crónica

La noche del 10 de septiembre estuvo llena de actividades culturales, repartidas por toda Cataluña, acogidas a la convocatoria de TV3 para la celebración su 25 aniversario. En la biblioteca Tecla Sala de L'Hospitalet, y a iniciativa de Juan Pablo (Palimp) de El Cuchitril Literario, nos reunimos un nutrido (teniendo en cuenta la extensísima oferta de esa noche, con conciertos, visitas a museos, etc... todo gratuito, 25 personas se puede considerar todo un éxito) grupo de personas interesadas en escuchar a los componentes de la mesa explicarnos lo que tenían que decir respecto a la relación entre nuevas tecnologías/web social y escritura. Éste no pretende ser un resumen exhaustivo de lo mucho que se dijo la otra noche, pero sí un "pica pica" de lo que más me gustó de las aportaciones de todos los participantes.

[De izquierda a derecha, El veí de dalt, José Ignacio García, Neus Arqués, Juan Pablo Fuentes, Marcela Sabbatiello e Iván Humanes]

Empezó la sesión Neus Arqués con una presentación que llevaba el curioso título "De la magdalena al café - Internet como formato de (auto) promoción". La magdalena es la de Proust, que se autoeditó su "temps perdu", y el café, claramente de Starbucks, viene de la estrategia de mercado de la cadena americana: convencer a los clientes, taza a taza, de que su producto es el mejor. Para ella, Internet permite establecer un contacto con los lectores también taza a taza, o sea de uno en uno, algo que el camino tradicional de la edición no permite. Y para los que no tuvieran mucha idea de cómo está el mercado actual de la edición en nuestro país, nos dejó unas cuantas cifras que a más de uno le quitarían las ganas de llevar su manuscrito a un editor:

- 700 - el número de títulos nuevos que, cada semana, llegan a las librerías de una gran cadena (de la que omitiremos el nombre, que no me apetece hacerles publicidad).
- 65000 - el número de títulos nuevos al año en España (que, probablemente, ya haya sido superado).
- 1 mes - el tiempo que, con suerte y siendo publicado por una gran editorial con una buena distribución, tu libro estará en la mesa de novedades.
- 1 año - el tiempo que, con suerte, tu libro estará en las estantarías de la librería.

Dada esta situación, ¿quién no optaría por la autoedición?
Me gustó además el siguiente comentario: "Con Internet, cada día es Sant Jordi". El contacto autor-lector es constante, y se nota que para Neus ha sido (y seguirá siendo) algo fundamental.

[Neus está trabajando ya en su segunda novela, y cuando la tenga, repartirá algunos ejemplares gratuitamente a aquellas personas interesadas en leerla y reseñarla en sus blogs. Si están interesados, estén atentos a su blog.]

La siguió José Ignacio, que nos habló de sus dos "yoes": su yo lector y su yo escritor. Para su yo escritor, las nuevas tecnologías han sido un gran avance, pues permiten con una sola herramienta la edición de textos, la tarea de documentación, y el contacto con los lectores. No entiende la reticencia de algunos autores hacia las nuevas tecnologías: esa supuesta "aura" de superioridad que da a a un autor (o que el autor cree que le da) el afirmar que él sigue escribiendo a mano, con pluma... El autor ya no es un ser "huraño y anacoreta" encerrado en una buhardilla, sentado en un butacón pergeñando textos, aislado del mundo. La creación está en la mente del autor, y que utilice una u otra herramienta para comunicar esa idea es indiferente. En cambio, su yo lector (como el de muchos de nosotros, seguro), sigue ligado al libro de papel, al placer de sostener un volumen entre nuestras manos, a pasar las páginas, a su olor...Como ocio, el libro es todavía para Nacho un soporte no superado.

Me gustó su reflexión sobre cómo hay avances tecnológicos que no son generados por una necesidad de la sociedad, y puso el ejemplo de la posibilidad de ver una película en el móvil. Es posible que sea un avance, ¡pero es del todo innecesario!

[Espero que no me se (sic) hayan colado demasiados errores - ortográficos, gramaticales... - en esta entrada, pues el pobre nivel de corrección a la hora de escribir que hay en la red es algo que Nacho detesta...]

Dimos un salto al otro extremo de la mesa, y nos habló Iván Humanes en un discurso fragmentado muy acorde con el modo de lectura al que Google y la era digital nos tiene acostumbrados. Entre otras cosas, resaltó la "maravillosa" posibilidad de la autoedición gracias a empresas de edición bajo demanda, que permiten a los autores no verse empujados a lanzarse a las fauces de según qué editores; los estudios que demuestran que gracias a Internet se está multiplicando la creatividad de las personas; la necesidad de no confundir la verdadera literatura digital (como la que se realiza al amparo del proyecto Hermeneia) con el hecho de tener un blog, que suele ser más literatura tradicional/lineal que no digital; y la necesidad de los autores de darse cuenta de que Internet es el medio que está marcando cómo van a evolucionar los hábitos lectores de la población: desde las constantes descargas de adrenalina para mantener "enganchado" al lector hasta la mezcla de géneros literarios.

Marcela habló de su experiencia particular con Las tres musas, el blog donde cada semana publica textos y fotografías y que es un portento de participación lectora (cada entrada tiene una media de 30 comentarios). Me gustó especialmente su definición de los blogs: una intimidad pública, una soledad acompañada. Con esas cuatro palabras suyas me quedo.

Y justo antes de la sesión de preguntas de la audiencia, El veí de dalt nos explicó también su experiencia con las "històries veïnals", un blog en el que propone ejercicios de escritura colectiva y que tiene un seguimiento también increíble. Más que un blog, una comunidad de vecinos, que justamente el día 10 de septiembre cumplía dos años. Le cantamos cumpleaños feliz, y él, como regalo, nos trajo tres preguntas que repartió a diferentes participantes de la mesa:
- ¿Un bloguero es un escritor? Neus lo tenía muy claro: sin duda alguna, sí.
- ¿Escribimos para nosotros o para que nos comenten? Marcela también lo tenía muy claro: todo aquel que escribe y publica, lo hace para ser leído. Así que escribimos para compartir.
- ¿Y esto... tiene futuro? Juan Pablo no solo afirmó que tiene futuro, sino que es el futuro, y un futuro que ya es una realidad.

OTRAS CRÓNICAS DE LA VELADA EN...
- Panfleto Laetus
- El último peatón
- 32 líneas
- Cuchitril literario
- Últimas palabras
- Neus Arqués
- Malerudeveure't (1a part) (2a part)

15 comentarios:

El último peatón dijo...

Bien explicado, bien escrito, bien ilustrado... Y encima estás leyendo "Si una noche de invierno un viajero", uno de mis libros preferidos...
Me se ocurre de que te mereces un sobresaliente.
Besos.

sfer dijo...

Primer día de la vuelta al cole y ya tengo un sobresaliente! Esto sí que es empezar con buen pie :-)

martín gómez dijo...

¡Aggggrrrrrhhhhh, llegué muerto de París y me lo perdí!

Aunque es un consuelo tonto, de momento me conformo con tu crónica.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante todo lo que sea investigar nuevos formatos y medios que permitan la expansión de la afición de la lectura y la escritura. Sin embargo, personalmente, donde esté un libro que se quiete todo lo demás, esa relación entre el objeto de papel y uno es insuperable, en mi opinión.
Y si claro que se editan muchos títulos y que durán poquísmo en las librerias, y demas sitios en que se venden libros, pero esto también nos dá más posibilidad de elección y el lector no siempre falla, pienso que la mayoria sabemos lo que queremos leer aunque tengamos un exceso de oferta. Peor sería que no hubiese oferta y tuvieramos que tragarnos los 4 títulos que se publicasen.



juan

Palimp dijo...

Así da gusto. Esto es una crónica y lo demás tontería. Gracias por todo y un abrazote.

eduideas dijo...

Gracias por el resumen. 65000 títulos, uau

El veí de dalt dijo...

Demà, la meva crònica en dos capítols al meu blog. Per no dormir, és clar. Mil gràcies, Sfer per la logística i mil gra`cies als companys de taula. Ells van donar el nivell a la cosa.

sfer dijo...

Juan: hace poco que yo decía algo parecido: como lectora, me parece estupendo que se edite mucho. Aunque reconozco que para autores, editores, e incluso para nosotros (la dificultad para seleccionar lo que vale la pena y descartar lo que no, por ejemplo), no todo sean "pros"...

Abrazos, Palimp. Como te dije, con un poco de suerte repetiremos el año que viene, ¿cierto?

eduideas: creo que Neus comentó que esa cifra incluía libros de texto, pero por otro lado también dijo que ya había sido superada...
De vértigo, realmente.

Estarem atents al "maleru", veí. Salutacions.

Gracias a todos por vuestros comentarios :-)

sfer dijo...

Me olvidé de Martín! Te perdonamos, pero solo porque nos estás contando todo sobre París con pelos y señales...

Neus dijo...

Sfer, gracias por la crónica y por la invitación. Las conversaciones interesantes tienden a ser un bien escaso y agardezco haber podido participar en ésta (Martín, Martín!!!).

José-Antonio Gómez-Hernández dijo...

Todo muy interesante. A mi (siepre digo lo mismo) me preocupa el riesgo de perder la capacidad de lectura lenta y y reflexiva por los excesos que hago con la lectura y la escritura digital.

Vigo dijo...

Estupendo resumen de la velada. Seguro que ya sacaste unos cuantos más sobresalientes antes.
Me interesa sobretodo el debate que ya comenta "Anónimo" sobre el exceso de libros (extrapolando: el exceso de información). Y personalemte no lo veo tan claro el asunto.
En Internet Google fue un oasis en lo que antes era un desierto, pero tal vez deberíamos avanzar con paso firme hacia la web 2.0, o acabarmemos sucumbiendo ante el exceso de webs, blogs, y demás fauna cibernética.

Amkiel dijo...

¿Tanto se dijo? Uf, ahora entiendo por qué salí tan satisfecho. No sólo fue refrescante (qué caló, ozú) sino que tenía mucha sustancia. Espero que, como dices arriba, esto se repita.

letras de arena dijo...

Muchas gracias por tu crónica, magistral y con gracia.
Un abrazo.

sfer dijo...

Vigo y José Antonio, ambos tocáis temas que me preocupan: primero, no dejar que el ritmo acelerado de la lectura digital afecte al placer de la lectura reposada; y segundo, la infoxicación no tanto por lo mucho que se edita, sino por la posibilidad de acceder con tanta facilidad a tantos contenidos (textuales o audiovisuales) interesantes. Supongo que, para lo primero, será necesario no "sustituir" un medio por otro, sino hacer que ambos coexistan. Y segundo, "destriar el gra de la palla", por difícil que sea, y saber seleccionar únicamente lo que sea para nosotros realmente valioso. Aunque dado el crecimiento, como decía Iván, de la creatividad gracias a Internet, cada vez hay más gente produciendo cosas interesantes. Si a eso le añades que, por ejemplo, en mi caso no existe barrera idiomática (leo blogs en inglés, castellano y catalán; a veces pienso que gracias a dios que he olvidado casi todo mi alemán y que el francés es territorio prácticamente desconocido), se convierte en una tarea realmente difícil.

Amkiel y letras de arena, gracias por vuestra participación, y nos vemos en la próxima BLB :-)