13 agosto 2008

¿Se puede?

¿Acaso no se puede vivir sin haber probado nunca un helado de vainilla, sin haber tocado la nieve, sin haber visto madurar las cerezas en el árbol, ni el oro tibio del otoño, ni los colores del arco iris; sin haber ido en barco, sin intimidad, sin contemplar nuestra imagen en un espejo, sin haber entrado nunca en una catedral en verano...? ¿Es que no se puede vivir sin haber sido testigo de una puesta de sol, sin sentir el guiño pícaro de la luna llena, sin disfrutar de la primera sonrisa de un bebé, sin silencios cómplices al lado de un amigo, sin una caricia, sin haber pronunciado jamás palabras como mamá o te quiero, sin libertad, sin recuerdos...?

¿Por qué la humanidad lee después de tantos siglos? ¿Acaso no se puede vivir sin leer?

Fina Casalderrey en el número 174 (septiembre de 2004) de la revista CLIJ.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No se puede. Si queremos vivir como seres humanos, necesitamos todas esas cosas que nos hacen transcender, sentir, hacer únicos determinados momentos, querer a alguien, ser querido por alguien... en definitiva algo más que la pura biología (y soy biólogo,eh...)

Por cierto, ya leí "los hombres que no amaban a las mujeres": la verdad es que me esparaba algo más. No deja de ser una novela policiaca normalita, sin embargo tiene cosas a destacra. una es el compromiso social del autor y el otro es el protagonista femenino (Lisbeth), por lo inaudito. la novela la recomiendo para pasar un agradable rato de lectura, se lee en un santiamén.

juan

sfer dijo...

Me la apunto, entonces, para cuando tenga un ataque de gula policiaca. Quizá antes o después de El juego de Caín, de César Mallorquí, que por lo visto también tiene a una detective femenina un poco peculiar...

Sabina dijo...

Ingeniosa cadena de preguntas retóricas.

Un saludo, Sfer.

sfer dijo...

A mí también me gustó cómo, a pesar de saber que la respuesta a todas las preguntas sea, en teoría, "sí", como dice Juan, para ser algo más que pura biología necesitemos todas esas cosas: tanto la lectura como el helado de vainilla, dos de mis grandes placeres :-)

Sabina dijo...

Jajaja. Tú si que sabes, Sfer.