11 marzo 2008

Bélgica (II) Las compras


A pesar del hispánico nombre, y de que si buscan en Google encontrarán más información sobre el cantaor de flamenco, José Parrondo es un autor belga de cómics. Aquí lo conocemos como dibujante de los maravillosos "Cuéntame un cuento" y "Cuéntame un montón de historias", con guión de Lewis Trondheim, pero allá por su país tiene publicadas muchas obras más. A ésta, sin texto, solo con dibujos (lo cual nos va perfecto a los de la generación del inglés), no me pude resistir. Siento debilidad por los dibujos de estilo infantil...


Si no conocen al ya citado Trondheim, corran a buscar algo suyo. Me encanta su sentido del humor, y sus historias autobiográficas son magistrales (claro que para gustos... alguien habrá que piense que tampoco mata). Este cuadernillo, de una serie editada por l'Association en la que también hay otros por Parrondo, Larcenet, etc. es una uténtico embrollo, como su propio título indica, en el que hasta la última página es imposible saber cuál será el verdadero desenlace. Lástima que solo tenga unas cuantas páginas, pero qué tres euros más bien invertidos...

Esta fue una de las compras sibaritas de mi media langosta. A Dupuy y Berberian también los hemos mencionado ya por aquí, y su serie sobre el señor Jean lleva seis álbumes publicados en nuestro país, así que no nos podemos quejar. Este es el séptimo, en edición superhiperespecial para la librería Brüsel, con un cuaderno de bocetos, sobrecubierta serigrafiada, numerada y firmada, y un montón de cosas por el estilo que solo los auténticos fans saben apreciar...


Y quienes sepan como adoro "El hilo de la vida", de Davide Cali y Serge Bloch, no se extrañarán de que al ver este libro, tampoco pudiera resistirme... En este caso, los autores narran e ilustran diferentes besos, abrazos y muestras de cariño. Una cursilada bellísima...

Pero no todo fueron compras. Aquí, algunos de los catálogos que me traje de recuerdo de la feria del libro (al frente, la ilustración de cubierta de un álbum de Dautremer que todavía está por llegar). Flammarion, Sarbacane, Palette y Seuil. Qué delicia... Qué envidia...

Y si ésto ha sido Bélgica... qué ganas de ir a Montreuil o a Angoulême!

2 comentarios:

iris dijo...

Qué envidia me dan estos catálogos... aunque no me puedo quejar, que yo también cogí unos cuantos en Montreuil. Es que están muy trabajados.

sfer dijo...

A la próxima reunión del Jimbotó tendríamos que llevar todos una muestra de nuestros catálogos favoritos de editoriales extranjeras... Yo quiero hacer más "descubrimientos"!