26 noviembre 2007

Una semana de frases (I)

La semana pasada fue la semana de las frases. A cada paso que daba, pum! (o bang!), tenía que sacar lápiz y papel para anotar alguna frase para compartir con ustedes. Con algunas estoy totalmente de acuerdo, con otras todo lo contrario; con algunas se me pusieron los pelos de punta, con otras se me escapó una sonrisa. Pero todas, las podrán leer aquí a lo largo de esta semana.

Para empezar:

"Literatura e infantil son conceptos antagónicos. La literatura es un lenguaje ajeno al coloquial."

Lo dijo Paco Antón, director de la editorial Vicens Vives, y lo leí en el reportaje "Lectura escolar: ¿placer o tortura?" de la revista Qué Leer del pasado mes de septiembre de 2007.

A este señor, si me lo encontrara un día por la calle, más que decirle nada le daría una lista de libros para leer, porque me parece que se le han pasado por alto una buena cantidad de libros infantiles INDUDABLEMENTE literarios... Podría empezar por Noche de tormenta, de Michèle Lemieux, o por Como todo lo que nace, de Elisabeth Brami... o por esos libros de los que tanto les hablo, de Henning Mankell, que ahora (¡sí, no solo en Argentina, también en España!) Siruela y DeBolsillo (y en catalán, Columna) han editado en un solo volumen titulado Viaje al fin del mundo.

¿Y ustedes?
¿Qué le recomendarían ustedes a al señor Antón que se leyera?

6 comentarios:

LittleGrassHopper dijo...

quizá no le gusta leer...

Pixelwoman dijo...

La lista sería larguísima, empezando por los clásicos (El principito, Peter Pan, Alicia en el País de las Maravillas) hasta algunas maravillas más actuales como: El rey de Katoren, Jim Botón y los trece salvajes, cualquiera de Joan Manuel Gisbert, los de la propia Ana María Matute -que ha ganado el Premio Nacional de las Letras, ¿qué opinará de eso este señor?- Doneval y Favila...
No me extiendo más, que no acabo

{Carla} dijo...

Realmente me da pena que hoy en día sigan habiendo personas que creen de veras que "literatura e infantil son conceptos antagónicos". Y lo peor, es que me cuesta, todavía, volver a releerlo.

Una buenisima muestra de ello son la larga lista de escritores españoles comprometidos con esa etapa tan maravillosa como es la infantil y la juvenil Una literatura que no consta con el reconocimiento que debería, porque no va para "adultos". Y, sinceramente, a las personas se nos educa desde pequeños. En el colegio, en la familia y, sobre todo, en los libros.

Aprendí a leer sola. Pues me recomía por dentro no poder leer lo que mi hermana, dos años mayor, si lo hacía: en la televisión, con los anuncios; en las cajas de galletas. Y sobre todo, en aquellas "cosas" que le regalaban llamadas LIBROS. Mi padre, por aquel entonces, me leía "La isla del Tesoro", "El Principito", etc.. y cuando, ¡por fin!, aprendi... comenzó lo que ahora es una pasión: LA LECTURA. LOS LIBROS, LAS LIBRERIAS, LAS PALABRAS.

Pero ello, no hubiera sido posible, sin la literatura infantil y juvenil que tanto me atrapó.

"Palabras de Caramelo" de Gonzalo Moure

"Las palabras mágicas" de Alfredo Gómez Cerdá

TODOS los libros de Christine Nöstlinger
"Memorias de una vaca" de Bernardo Atxaga

“Las alas del sol” de Jordi Sierra i Fabra

“Con Clara somos seis” de Peter Härtling


"Apareció en mi ventana" de Alfredo Gómez Cerdá

"Lili Libertad" de Gonzalo Moure

“Bibiana y su mundo” de José Luis Olaizola

"El complot de Las Flores" de
Andrea Ferrari

Y así, podría pasarme mucho rato nombrando uno, otro, otro y otro... porque han formado parte de mi, de mi infancia, de mi adolescencia, de mi juventud y de ahora. En la que aún busco en la sección de "Juvenil", con 24 años que tengo.

Mezclo obras tan dispares como "Kafka en la orilla" de Murakami, con "Esperando a los Bárbaros" de Coetzee, "Lentitud" de Kundera, "Estaciones de paso" de Almudena Grandes o "La segunda mujer" de Luisa Castro con libros juveniles como "Tuva", el ultimo GRAN libro de Gonzalo Moure; "Pupíla de ágila" de Alfredo Gómez Cerdá, "Diario de un campo de barro" de Ricardo Gómez y "El anillo de Irina" de Care Santos.

No, mejor. Que me lo presenten. Que hablaremos de libros...

Un saludo
Carla

Pablo Odell dijo...

Pues El Misterio de la Isla de Tökland! Quizá su Universo Sur se esté despertando...

Saludos desde Tökland.

sfer dijo...

Pues no sé si él habrá tomado nota, pero yo, desde luego, aquí tengo la libreta para ir apuntando. Ganas tengo de incarle el diente a ese último gran libro de Moure, porque los dos suyos que he leído me han gustado más que mucho ("En un bosque de hoja caduca" y "El movimiento contínuo").

Por mí sigan, sigan, que a esta libreta todavía le quedan muchas páginas en blanco :-)

enhac dijo...

Yo le recomendaría:

"Heroes del sacerdocio moderno", de Giovanni Barra.

Lo encontrará muy "literario" ya desde la introducción ("Las paradojas del cura").

Leídas sus declaraciones, seguro que lo disfruta.