22 julio 2009

El valor de las palabras

Que la mitad de los españoles no lee no es una novedad. Cada año nos lo cuentan. Como siempre tenemos un país de dos orillas. Y es una cosa que no entiendo. Es verdad que leer implica un esfuerzo antes de llegar a recibir el placer que otorga, pero es tan grande... Las palabras son un arma que la gente desprecia sin llegar a saber, creo yo, que vivimos dominados por ellas y por como la gente las utilitza.

(Una amiga, que me recordaba hace poco
lo que escribió cuando visitó Librosfera por primera vez).

Las palabras son cajas que sirven para ordenar los pensamientos con el fin de presentarlos mejor a los otros y dejarlos claros. Por ejemplo, los días que tienes ganas de darte de puñetazos contra todo lo que se mueve, puedes limitarte a poner mala cara. Pero así es posible que los demás piensen que estás enfermo o triste. mientras que si dices, de manera verbal: "¡Hoy, no me jodas, que no es mi día!", evitas las confusiones.
Otro ejemplo: una chica te absorbe el seso, te pasas todo el santo día que Dios te ha dado en gracia pensando en ella. Creo que en una situación como ésa tienes el cerebro en el pito; en cambio, decirle estoy loco por ti y bla, bla, bla, puede ayudarte un poco a resolver el asunto.
De todos modos, el envoltorio no debería ser lo verdaderamente importante, sino lo que lleva dentro.
Hay paquetes preciosos que contienen pobres mierdas, y paquetes mal preparados con auténticos tesoros dentro. ¿Os dais cuenta de por qué desconfío de las palabras?
Si pienso en ello, seguramente, para mí era mejor cuando desconocía un montón de palabras. No necesitaba elegir: sólo decía lo que sabía decir. De ese modo no corría el riesgo de equivocarme y, sobre todo, le daba menos vueltas al tarro.
Sin embargo - y creo que eso lo entendí después de conocer a Margueritte -, puede resultar muy útil contar con las palabras necesarias para expresarse.

(Germain, el protagonista y narrador de Tardes con Margueritte, de Marie-Sabine Roger, editado por
Duomo ediciones.)

7 comentarios:

dsdmona dijo...

la mitad de la población no lee y la otra mitad lee por las dos... tengo ganas d eempezarlo pero aún tengo algunos en cola, así que no se cuando disfrutaré de él, cuando lo haga comentamos

D.

sfer dijo...

El otro día precisamente comentaba con mi compañero si no pillarán nunca a nadie como "nosotros" en alguna de esas encuestas sobre hábitos de lectura. Alguien que, por sí solo, suba la media de lectura para cada español ni que sea en algunas décimas. Alguien que lee no varios libros al año, sino varios libros al mes (e incluso, si me apuras e incluimos cómics y libros infantiles, varios a la semana...)

Fer dijo...

Que sí, que sí, que todos los españoles, toditos, leen: los sms de la telebasura, el Marca o el Sport, el reportaje de la boda de la hija de la archiduquesa de Schörbutten o la fecha de caducidad de la fabada Litoral.
Modo irónico OFF.

PD: ¿a quién le hacen esas encuestas?, porque yo no conozco a nadie que haya participado en ninguna de ellas ni otras parecidas.

Iris dijo...

¡Qué casualidad que te leyera antes de conocernos! Y te reconocí gracias al blog!!!

sfer dijo...

Lo cual demuestra que mi voluntad de permanecer relativamente anónima no ha funcionado XD

CRD dijo...

Yo soy de la mitad que lee. Acabo de descubrir tu blog, pero creo que lo leeré de vez en cuando.

sfer dijo...

Bienvenida, CRD. Creo que más que leerlo, lo "mirarás", pues últimamente están ganando las ilustraciones a las palabras :-)