19 diciembre 2008

Lo mejor del 2008...

... de entre las lecturas de Sfer:

[El año que empezó con Firmin y acaba con la correspondencia amorosa de Pedro Salinas a Katherine Whitmore. El año del atracón de libros sobre libros.]

La casa de papel, de Carlos María Domínguez.
"La biblioteca que se arma es una vida. Nunca, digamos, una suma de libros sueltos."

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro.

La elegancia del erizo, de Muriel Barbery.
"Quizá sea eso la vida: mucha desesperación pero también algunos momentos de belleza donde el tiempo ya no es igual."

Píldoras azules, de Frederik Peeters.

Volátil, de Luis Durán.
"En el sueño también aparecía nuestro ex-profesor de literatura para decirme que los cruces de caminos son como limbos, como puntos aislados en algún caos donde la lógica y el azar se rompen para concedernos un breve espacio de libertad."

Emigrantes, de Shaun Tan.

L'home manuscrit, de Manuel Baixauli.
"De les vides que vivim, qui diria que la real és la més fèrtil?"

El río que se secaba los jueves (y otros cuentos imposibles), de Víctor González.

Una lectora poc corrent, d'Alan Bennett.
"No hi poses pas la vida, en els teus llibres. Allà la hi trobes."

Los príncipes valientes, de Javier Pérez Andújar.

El librero de Selinunte, de Roberto Vecchioni.
"Y es en esos momentos en los que me doy cuenta: nada vive tan intensamente como el tiempo detenido; porque no son las personas que corren, los objetos que caen, las voces que resuenan, las que hacen la vida: esas son imitaciones inexactas de la vida. La vida es una e inmóvil, igual a sí misma desde siempre; la vida es otra cosa."

Si una noche de invierno un viajero, de Italo Calvino.

Como una novela, de Daniel Pennac.
"Están los que jamás han leído y se avergüenzan de ello, los que ya no tienen tiempo de leer y lo lamentan, los que no leen novelas, sino libros útiles, ensayos, obras técnicas, biografías, libros de historia, están los que leen todo sin fijarse en qué, los que "devoran" y cuyos ojos brillan, están los que sólo leen los clásicos, amigo mío, "porque no hay mejor crítico que el tamiz del tiempo", los que pasan su madurez "releyendo", y los que han leído el último tal y el último cual, porque, amigo mío, hay que estar al día.""

[Y ustedes... ¿de qué clase son?]

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora mismo, a mi me gustaria pasar mi madurez releyendo. De hecho creo que (incoscientemente o no) ya voy preparndo, seleccionando una serie de libros que guardo como un tesoro para más adelante.

¿Te gusto Nunca me abandones? A mi me sorprendió tanto,...

juan

La mujer Quijote dijo...

Creo que soy, casi, un poco de todo. No me toca la primera parte ni la última, el nunca haber leído y el estar pendiente de lo último de ... Por lo demás, con matices, casi todo: me lamento de no poder leer todo lo que me gustaría (una buena terapia para eso es el articulo de Fernándo Báez - http://yovivoenella.blogspot.com/2008/10/fernando-bez-los-libros-que-no-vamos.html), leo novelas, pero también ensayo, historia, obras técnicas (no sé a qué se refiere con libro útil, todos son útiles, como mínimo te ayudan a pasar, a veces perder, el tiempo mientras los lees), a veces devoro, a veces sólo me dedico a clásicos, muchas veces dudo entre releer algo o seguir avanzando con algo desconocido (soy poco relectora, sólo partes concretas de alguna obra). Bueno, con esa mezcla creo que Pennac no pensó en mi como modelo tópico de lectora.

SU dijo...

¿Lo mejor de 2008?
Está por llegar en el 2009...

SU

milserifas dijo...

soy de los que trata de tener una dieta balanceada y omnívora, a excepción de teatro, que no me llama la atención leer, ni novelas históricas, ni filosofía dura (que abandoné).
Y releer, esa es la condición para mí de lector, el placer de terminar un libro que me gustó porque además algún día lo volveré a leer (por ejemplo Nunca me abandones, extraña e inquietante, pero que lo deja a uno pensando como pocas).

El veí de dalt dijo...

Tinc tres dels que dius ja a la butxaca. I com diu el Pennac, procuro ser una mica de tots sense ser-ne cap en el fons.

sfer dijo...

Juan: qué suerte, que "Nunca me abandones" le pille a uno desprevenido. La sorpresa, el descubrimiento, gota a gota, de lo que está pasando... Yo ya iba un poco sobre aviso, y eso afecta del todo a la lectura.

Precisamente, mujer quijote, tal y como dice el veí de dalt, Pennac defiende a los que son un poco de cada, y no se encierran en ninguno de los estereotipos presentados.

Gracias a todos por vuestros comentarios :-)

Anónimo dijo...

Sfer!! estas en el ranking de los 100 blog listerarios más visitados! felicidades, muy merecido lo tienes. un abrazo desde El Salvador
Claudia

sfer dijo...

Gracias Claudia! Un abrazo, y felices fiestas :-)

Velda Rae dijo...

Yo soy de los que ya sólo leen lo que le apatece, aunque no sea lo más vendido del mes, lo imprescindible del año o lo último de Javier Marías, por decir alguien. No he leído (ni pienso hacerlo) El niño del pijama de rayas ni El Código da Vinci, pero releo y nunca me canso, a Martín Gaite y a Bradbury. No catalogo por temas ni por estilos, leo de forma caótica y a veces compulsiva, puedo elegir los libros escondidos en algún rincón de la liberaría que visito por un título o por una sinopsis, y así descubrí (para mí) tesoros que nunca estarán en la lista de Best-Sellers, como La jugadora de Go, Eres una bestia, Viskovitz, Tú serás Baudelaire, o Así que pasen cinco años. Y disfruto de otros mundos que están en éste y no dependo del último Planeta.