05 diciembre 2006

Algo de luz

- ¿Has salvado a otros ratones?
- Nunca – contestó Gregorio –; ni uno.
- ¿Y por qué salvarme a mí entonces?
- Porque tú, ratón, le puedes contar una historia a Gregorio. Las historias son luz, y la luz es preciosa en un mundo tan oscuro. Empieza por el principio. Cuéntale una historia a Gregorio. Dale algo de luz.
Y, como Despereaux quería vivir por encima de todo, dijo:
- Había una vez...

(de Despereaux, de Kate DiCamillo)

2 comentarios:

Edgar Quinet dijo...

He visto este libro en mi librería y ni siquiera me molesté en abrirlo. Lamentablemente. Entre tantas portadas, encuadernaciones en tapa dura (o cartoné), fajas donde anuncian la gran novela imprescindible, el clásico inclasíficable, tanto bombo y platillo, etc. Digo, que entre tanto jaleo uno siempre deja escapar libros buenos y acaba leyéndose ese, ese que está colocado en cascada a la altura misma de mis incansables ojos lectores y que me mira con destellos en su portada irresistible. Y sin enbargo, en esto, como en todo, el interior es lo que cuenta y, por supuesto, la primera frase es esencial.
saludos!

sfer dijo...

En realidad no es la primera frase del libro, pero sigue siendo genial de todos modos, verdad?
Es un libro infantil, de aventuras, contemporáneo aunque bien podría ser un clásico. Os lo recomiendo :-)