26 enero 2006

El último jueves de enero

A partir de hoy, voy a instaurar los últimos jueves de cada mes como "Día Internacional del Club de Lectura". Por las mañanas, club de lectura "15 libros y un café", como participante, en la Biblioteca Tecla Sala. Por las tardes, club de lectura juvenil (CLJ), como coordinadora, en la Biblioteca Donde Trabajo.

Como participante voy a dar un ejemplo pésimo, al menos para esta primera lectura, ya que no sé si voy a tener tiempo de leer la novela que nos han asignado... Me gustaría terminar con A Widow for One Year antes de ponerme con Pa Negre, de Emili Teixidor (la primera lectura del club), además de que tendré que ponerme cuanto antes con Ojos verdes, de Joyce Carol Oates, para el CLJ. Creo que he pasado del extremo de la total "linealidad" (no se empieza un libro sin haber terminado el que te estás leyendo. Never, not ever!) al contrario más absoluto de llevar tres libros al mismo tiempo, más algún que otro cómic que pulule por la mesita de noche...

Como coordinadora espero haber estado a la altura de las circunstancias, especialmente hoy que he vivido en propias carnes esto de actuar de anfitriona durante la visita de un autor. Ha venido hasta aquí, a pesar de tener un examen de italiano mañana (¡mucha suerte!), para hablar con "mis chicas" (aunque haya un chico, siempre serán mis chicas...) Jordi Folck, uno de los nominados al 10è Premi de Literatura Protagonista Jove. Ya estamos deseando que llegue el próximo "último jueves de mes" para poder hablar de lo que nos ha parecido nuestro invitado. Yo especialmente lo espero para poderles leer la dedicatoria que nos ha dejado en nuestro ejemplar de El manuscrit de les bèsties, que también es en parte para ellas. Me hubiera gustado preparar una pancarta que dijera "BIENVENIDO MR. FOLCK", pero no se puede tener todo y Jordi ha tenido que conformarse con el diploma que acredita haber sobrevivido a una reunión con sus lectores, y lo que espero haya sido una tarde agradable. Yo también he sobrevivido, y con unas ganas horribles de repetir experiencia.

¡Qué lujo, tener al creador de esas palabras que te han transportado durante horas, quizá días, a otro mundo!

1 comentario:

pelao dijo...

yo me encuentro mas a gusto compaginando lecturas, pero supongo que es cuestion de tradiciones personales...