04 septiembre 2006

¿Continuos o alternos?

Es sabido que los lectores somos de corriente continua o alterna: unos leen un solo libro sin cesar hasta concluirlo y otros alternamos dos o más, a fin de leer más rato o de calmar mejor nuestra impaciencia ante lo que aún nos queda por leer. de modo que en mi "Mesita de luz" (preciosa denominación utilizada en algunos países hispanoamericanos, que apunta directamente al uso para lectura del mueble) siempre coexisten impacientes a mi llamada varias odaliscas bibliográficas de un mínimo harén. Cada noche le toca a una y, si estoy en forma o con muchas ganas, a veces puedo con dos. Se hacen mientras compañía en la espera viejos amores de siempre a los que vuelvo antes o después harto de recientes devaneos con promesas de deleite aún no inauguradas, tímidas y seductoras...

(Lo escribía Fernando Savater en "Breve encuentro", en el Babelia del pasado sábado 2 de septiembre de 2006; la imagen es de
kitakitts).

Personalmente, me identifico con los lectores de corriente continua, aunque no me da apuro aparcar la novela durante el fin de semana para caer en la tentación rápida de un cómic, que es lo que suelo acumular sobre mi mesita de luz.

Lo que hay en estos precisos momentos:
- Dos libros de
Patricia Highsmith, esperando que termine con Cthulhu (Ese dulce mal y The Cry of the Owl).
- Dos cómics, El Viajero de la tundra de Jiro Taniguchi y El Día del lobo, de Yoji Fukuyama.

14 comentarios:

Joaquín dijo...

Me complace recomendar a todos los amigos de esta biblioteca el "Siddhartha" de Hermann Hesse, que estoy terminando. Tiene la extensión de un viejo apólogo oriental, ¡maravilloso!

pies diminutos dijo...

Yo soy, siempre, lectora de corriente alterna.
Me acostumbré a la fuerza el primer año de facultad, y ya no he abandonado el sistema. Con 8 asignaturas diferentes y sus 8 programas de lecturas distintos, me he visto leyendo a la vez "El mío Cid", los artículos de Larra, una obra de Valle-Inclán, una novela de Rodoreda, cuentos de Borges y poesía de Rilke... es una locura pero al final te engancha, porque en la variedad está el gusto. Un saludo!

Alicia Liddell dijo...

Hay libros que no se leen de un tirón, sino a goteo. Otros exigen una cierta concentración y los hay que se apoderan de tí y no hay forma de dejarlos.

En mi mesita hay varios. Leo algunos dependiendo de mi estado de ánimo (Cioran y Russell), otros cuando me pica la curiosidad (libros de ciencia) y las novelas o bien de corrido o las abandono si no me gustan.

Alvy Singer dijo...

Corriente alterna es la mejor sin dudarlo, es imposible no combinar y estar dogmatizado a algo. A veces si que sólo he leído 1 solo libro pero eso es depende del tiempo.

¡Un saludo!

dsdmona dijo...

Pues yo depende del momento soy de corriente alterna o continúa... hay épocas en las que me los leo de corrido y otras en las que llevo varios libros en danza... no sabría precisar cuando una manera y cuando otra...

omanero dijo...

Yo, corriente alterna. Casi siempre llevo un par -más no-, lo que intento es desintoxicarme: leo dos novelas que no tengan nada que ver entre sí, como algo de Maruja Torres y ciencia-ficción, Haruki Murakami y Delibes... Ese tipo de combinaciones me viene bien.oman

Alicia Liddell dijo...

Omanero, genial su entrada sobre los coleccionables. Sfer es una fuente de inspiración permanente.

sfer dijo...

Por lo visto el tema de la corriente también afecta a los escritores. Hoy me he encontrado con esta cita en mi buzón, cortesía de Quoteland:

All these books have lived together [...] inside my mind. They follow one another only on paper and because of an utter impossibility to let themselves be all written at the same time. Whatever book I write, I never devote myself to it completely

- André Gide, "Journal, September-October 1909"

[Traducción casera: Todos estos libros han vivido juntos [...] en mi mente. Se siguen los unos a los otros en el papel únicamente por la total imposibilidad de se dejen escribir al mismo tiempo. Sea cual sea el libro que esté escribiendo, nunca me dedico a él por completo]

liter-a-tres 3 dijo...

yo soy de corriente alterna. Llevo uno en el bolso que leo en el autobús y otro de mesilla de noche.
El del autobús suele ser novela corta o relatos, por aquello del peso específico del papel.
En estos momentos es una novela negra en catalán-valenciano : Un negre amb un saxo de Ferrán Torrent.
El de la mesilla es de Amos Oz: Una Historia de amor y oscuridad. Lo recomiendo si alguien no lo ha leído.

Y el de Siddhartha, que leí hace unos años, muy recomendable, por supuesto.

Pablo Odell dijo...

Aquí, desde París, me declaro "corriente alterna"... Muy alterna. Saludos

Miguel Sanfeliu dijo...

Corriente alterna.
Llevo un lío de libros...
Saludos.

saricchiella dijo...

Yo soy más como dsdmona, según la época. Aunque ahora, con la cantidad de cómics que se acumulan en mi mesa (de tapa dura y muy incómodos para leer tempranito en el tren), no me queda más remedio que alternar. En la mochila, "The dice man", de Luke Rhinehart; en la mesita de luz, buff... el más representativo es "V de Vendetta", de Allan Moore.

Saludos!! :)

Fer dijo...

Pues yo, llevando la contraria, soy de corriente continua, siempre que entienda la lectura como afición.
Dado que ahora, como doctorando, tengo que devorar libros y apuntes, mi "corriente alterna" es laboral, nunca opcional, y a menudo bastante pelma. Lo mismo me ocurría en la facultad, mientras que en el instituto, en cambio, podía encontrarme con tres novelas bien compaginadas.
Sin embargo, en mi mesita siempre se encontrará sólo un libro. Y dado que apenas suelo renegar de un ejemplar una vez iniciado, llevo ya tres semanas con el soporífero e interesante (por paradójico que sea) Fernando III de Manuel González Jiménez.
Qué ganas de acabarlo y comenzar a explorar otro mundo...

Masaco dijo...

Corriente alterna, aunque a veces hay sobrevoltajes por queres leer 2 libros simultaneamente.