02 enero 2015

2014

... el año que empezó radiante.
... el año que se me atascó en verano.
... el año en el que, de pronto, empecé a tener ganas de leer poesía.
... el año que por fin encontré hueco para el ensayo.

He sido incapaz de encontrar la lista de los libros que más me gustaron de 2013.
A pesar de que no exista, este año les traigo lo que más me ha gustado de todo lo que leí el pasado 2014.
Por supuesto, no se trata sólo de novedades, pero... ¿qué más da?

[Cuando terminen con la lista... ¿pasarán por los comentarios a dejarme alguna sugerencia para este 2015? Siete de los diez libros de esta lista han sido recomendaciones de amigos, conocidos, etc... así que parece que hacer caso de lo que me recomiendan realmente funciona...]

El secreto, de Donna Tartt [la novela más cinematográfica que he leído en mucho tiempo]

Intimidad, de Hanif Kureishi [novela]

Sé que el amor es un trabajo sucio; tienes que mancharte las manos. Si te mantienes a distancia, no sucede nada interesante. Además, debes encontrar la distancia adecuada entre las personas. Si están demasiado cerca, te aplastan; si están demasiado lejos, te abandonan. ¿Cómo mantenerlos en la situación adecuada?

Los Modlin, de Paco Gómez [la bizarra biografía fragmentaria de la familia Modlin]

Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky [novela juvenil]

Querido amigo.
¡Me siento genial! Lo digo en serio. Tengo que acordarme de esto la próxima vez que tenga una semana horrible. ¿Alguna vez te ha pasado? Que te sientes fatal, y después se te pasa, y no sabes por qué. Intento recordarme a mí mismo cuando me siento así de bien que llegará algún día otra semana horrible, así que debería almacenar el mayor número posible de detalles buenos para, durante la próxima semana horrible, poder recordarlos y creer que me volveré a sentir bien de nuevo. No funciona demasiado, pero me parece importante intentarlo.

Barba Azul, de Amélie Nothomb [hilarante reinterpretación del cuento clásico]

¡Melisande! ¿Qué son los sueños?, de Hillel Halkin [novela]

Yo no quería morir, nunca. Quería contemplar un millón de puestas de sol, amar a un millón de mujeres, caminar por un millón de calles y carreteras solitarias. Mil vidas no bastarían. A veces, convencido de que había caído mortalmente enfermo, me daba miedo no tener ni siquiera una vida.

You’re all just jealous of my jetpack, de Tom Gauld [tiras cómicas muy literarias; de momento, sólo en inglés]

Moo Pak, de Gabriel Josipovici [novela]

Ceder al caos, dijo, significa renunciar por completo a la idea de arte y conocimiento; negar la confusión y el caos significa producir algo que no tiene la menor relación con lo que somos. Ahí, dijo, están la paradoja y el desafío. Los ladridos de los perros y las alabanzas colectivas de Dios, el asesinato de millones de personas y la alegría de un individuo con el juego de la luz del sol sobre las hojas, la absoluta falta de sentido de la vida y la gratitud por estar vivos. Nuestro arte debe reflejar ambas cosas, o de lo contrario no valdrá nada, o menos que nada, un estorbo para la alegría y la comprensión.

Pensar la arquitectura, de Peter Zumthor [ensayo sobre algo más que arquitectura]

Metales pesados, de Carlos Marzal [poesía]

Algo de ti se encuentra sumergido
y sale a flote, indemne, en las palabras.

***

Carmen, Juan, Piu, Glòria, Alfonso, Paula y Jordi me despertaron las ganas de leer uno o varios de estos libros. Gracias por contagiarme :-)

13 comentarios:

eduideas dijo...

Un ensayo que quizá por temática alejada no hayas contemplado: El fin del principio. Mezcla astronomía con la historia del tiempo y la cultura, muy fácil de leer y con algunos datos muy interesantes

sfer dijo...

Recomendación anotada!
Gracias, Edu! :-)

Piu Martínez dijo...

Querida

Una se tiró de cabeza al mundo del libro por tener lectores como tú, eres el porqué de mis pecados, que diría Chinarro.
Aún es pronto, pero tengo algo que deberías guardar para leer en un ratito:
Milton Glaser: diseñador/ciudadano. GG, 2014
Son unas ponencias en las q Glaser habla de diseño, sentido común y responsabilidad social. Algo necesario para no perder el norte gráfico.
Espero que todavía tengas libreta para apuntar.
Gracias por la atención a las reseñas y gracias por darnos tan buenos ratos de lectura.

sfer dijo...

Lo que tú no sabes, querida Piu, es que vi pasar ese libro de GG por alguno de tus rincones (la memoria me falla y ya no sé si fue Twitter o tu blog), y ya lo tengo bien apuntadito.

SIEMPRE tendré libretas donde apuntar tus sugerencias ;-)

Anónimo dijo...

A lo mejor ya lo has leído, pero me ha gustado mucho "en las nubes" de Ian McEwan.
Carmen

sfer dijo...

Lo leí hace bastante y lo recuerdo vagamente pero con cariño. Gracias por comentar, Carmen :-)

francisco naranjo dijo...

yo voy a lo mío, y como sé que aquí se habla mucho y bien de la literatura juvenil, diría que hay un cómic que editó La Cúpula y que se titula "Aquel verano" que seguramente te ve a gustar

y también, en otro registro, tienes que leer las dos entregas de "Historias del barrio", que firman Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí y editan los de Astiberri


y ya si eso luego vuelvo si se me ocurren más cosas

sfer dijo...

El de los/las Tamaki (con los/las japos nunca sé si son hombres o mujeres, si son parientes o Tamaki es aquí como Fernández... un lío) lo tengo en la lista desde que salió, pero me estoy esperando a que se acabe el frío del invierno. Con ese título... ;-)

Las historias del barrio han pasado mil veces por mis manos sin que hayan encontrado todavía hueco en mi agenda, pero si insistes, en cuanto devuelva un par de cómics que tengo por casa (un Max que vergüenza me da no haberlo leído todavía y lo último que nos ha llegado de Pascal Rabaté, que sus historias siempre me han gustado), me los llevo sin falta.

Gracias Francisco!

francisco naranjo dijo...

(las Tamaki son canadienses, creo... de origen nipón... y son primas, además... aunque seguramente Tamaki debe ser como aquí Fernández, sí...)

Anónimo dijo...

Gracias Sfer, tomo nota. De hecho ya lo hice en su día con el secreto, que me encantó. Este año pienso leer alguno más de la autora, quizás el Jilguero.
Mis recomendaciones son estás aunque con prudencia porque a mi me han gustado pero...

Asi empieza lo malo de Javier Marías. Un autor que cada vez me gusta más, aunque conozco gente que sencillamente no lo soporta.

Como la sombra que se va, De Antonio Muñoz Molina. Un libro muy curioso por la temática y la manera de afrontarlo.

Vestido de novia, de Pierre Lemaitre. Un thriller del que no te cuento nada pero que te atrapará.

Y, por último, un Murakami. El último que es un ensayo, Underground. No lo he leido aun, lo tengo en reserva para la semana santa.

Buen Año y buena lectura,

juan

sfer dijo...

Los enamoramientos de Javier Marías se me hizo un poco pesado y... reconozco que no le tengo demasiada simpatía. Pero ese "no te cuento nada pero te atrapará" hace que me apunte el de Lemaitre para pronto. ¡Gracias por seguir pasando por aquí, y buen año lector también para ti, Juan! :-)

sfer dijo...

Vaya... y estoy viendo que en el de Muñoz Molina Lisboa juega un papel importante... tomo nota, por si mis próximas vacaciones me acercan a la capital portuguesa, que me gustaría! :-)

Isabel Martín Mateos dijo...

Mis recomendaciones, porque son historias que te atrapan y quieres seguir leyendo:
"Nos vemos allá arriba", "Instrucciones para una ola de calor", "El jilguero" "Los siete años de abundancia" "Algún día nos los contaremos todo".
Y para quien le guste la novela negra cualquiera de Camilla Läckberg.