17 enero 2008

Thursday

No, esta entrada no se titula así porque hoy sea jueves y tenga una crisis de inspiración. Thursday (agente Next si todavía no son íntimos) es la protagonista de una serie... difícil de clasificar: una mezcla de novela de detectives, aderezada con algo de ciencia ficción, mucho humor y una dosis considerable de bibliofilia. El autor de tamaña osadía es Jasper Fforde, desconocido para el público español. Ha aterrizado en nuestro país con la primera entrega de las aventuras de la detective literaria Thursday Next, titulada “El caso Jane Eyre”. En las librerías ya puede encontrarse la segunda entrega, “Perdida en un buen libro”, y Ediciones B, en su serie Nova, tiene previsto publicar también las tercera y cuarta partes ("The well of lost plots" y "Something rotten"). La quinta entrega ha aparecido recientemente en el Reino Unido y se titula "First among sequels". Estas pasadas Navidades pasé un rato estupendo leyendo la primera entrega de esta serie y he pensado que sería una buena idea intentar convencer a alguno de ustedes para que se unan al club de fans de la señorita Next.

¿Detective literaria? Si me lo permiten, les explicaré un poco de qué va esto... Nos encontramos en la Inglaterra de 1985, pero una Inglaterra un pelín diferente de la que conocemos ahora. Los ingleses siguen con su guerra en Crimea, que dura ya más de cien años, y han perdido Gales (ahora República Popular de Gales), que se ha independizado. Dentro del cuerpo policial inglés se han desarrollado una serie de secciones dedicadas a Operaciones Especiales. Entre ellos, están los de asuntos internos (OpEspec 1) o los de Antiterrorismo (OpEspec 9), etc. Todo bien hasta que llegas a OpEspec 17, que se encarga de “chupópteros y mordedores” (en otras palabras, vampiros y hombres lobo), te topas con la Cronoguardia (agentes como el padre de Thursday, encargados de solucionar temas temporales), o pasas, por supuesto, por OpEspec 27: detectives literarios.

¿De qué se encargan los detectives literarios? Pues de muchas cosas: robos de originales, falsificaciones, adaptaciones teatrales de dudosa calidad, disputas entre autores, disturbios callejeros entre surrealistas y neoclásicos, lidiar con los baconianos (defensores a ultranza de que las obras de Shakespeare las escribió, en realidad, Francis Bacon)... Y es que podría parecer que la vida de un detective literario es aburrida, pero Fforde ha creado un universo donde la literatura se vive como algo más... Y si en este escenario aparece un malo malísimo (solo el nombre, Acheron Hades, ya promete) que se agencia con el original de Jane Eyre y con un invento que permite el paso entre el mundo real y el ficticio, entonces los detectives literarios van a tener un caso movidito.

El caso Jane Eyre es como tener lo mejor del "Corazón de tinta" de Cornelia Funke, el "Artemis Fowl" de Eoin Colfer, el abecedario del crimen de Sue Grafton, "Regreso al Futuro" de Robert Zemeckis, y la tradición literaria inglesa, todo concentrado en una novela que consigue, no solo que nada de esto chirríe, sino que además sea una gozada para los lectores. ¡Larga vida a Thursday Next!

===

PS: En el anexo del libro en el que habla del autor y su obra, leo lo siguiente (cito textualmente):

Tras el éxito indiscutible de Thursday Next, Fforde empezó una nueva serie, la llamada “Nursery Crime” (algo así como “Los crímenes de la guardería”) sobre asesinatos en torno a tramas de famosos cuentos infantiles. Cuenta hasta la fecha con dos novelas, "The Big Over Easy" (2005) y "The Fourth Bear" (2006), y para 2007 está prevista la aparición del tercer volumen,"The Last Great Tortoise Race".

Por Dios... ¿alguna editorial caritativa que nos los traiga a España? (llamada desesperada de cosecha propia).

3 comentarios:

Edgar Quinet dijo...

no pasé de la página 100, hace ya varios meses, claro que esto no es ninguna novedad, para que me acabe un libro tiene que ocurrir algo muy especial entre lo que leo y yo. Quiero decir que no tengo la necesidad de terminar los libros que empiezo a leer.

Saludos.

sfer dijo...

A pesar de haber defendido siempre que si un libro no te empuja a seguir leyéndolo, tienes todo el derecho a dejarlo, es una práctica que no me he podido aplicar a mí misma... Raramente dejo un libro a medias (a no ser que en las primeras páginas ya vea que no es lo que estaba buscando). Creo que el libro con el que peor lo pasé fue con "Yo he de amar una piedra", de Antunes: lo terminé, a pesar de que la mitad del tiempo no sabía qué estaba pasando...

estrella dijo...

Apoyo la moción: deberían publicar en castellano los títulos de la Nursery Crimes :)