08 agosto 2015

¿Tiene sentido esto o nos estamos volviendo locos?

La noticia habla de una biblioteca de Helsinki que ha conseguido multiplicar en poco tiempo el número de sus usuarios. Kari Lämsä, su director, pensó que para conseguirlo tenía que cambiar el concepto de una biblioteca seria y aburrida, lo más parecido a un inmenso almacén alejado de la vida, por otra más participativa y alegre. Su proyecto se ha transformado en un modelo a seguir por otras bibliotecas estatales de Finlandia. Y es que en esas bibliotecas no solo se va a leer, se puede bailar, coser a máquina, dormir la siesta y asistir a conciertos. Nada que ver, sigue contándonos la noticia, con esas bibliotecas de siempre cuya quietud y solemnidad recuerdan el interior de los conventos y las iglesias.

¿Tiene sentido esto o nos estamos volviendo locos? Lämsä afirma que la razón de su éxito es haber creado una biblioteca refractaria al silencio. Pero ¿se puede leer sin silencio, sin quietud? Aún más, ¿uno de los problemas más graves de nuestra época no es nuestra incapacidad creciente para permanecer en silencio? No digo que esté mal que la gente baile, cosa a máquina, acuda a conciertos o a clases de cocina, pero ¿una biblioteca es el lugar para hacerlo?

***

Coleccionar silencios, de Gustavo Martín Garzo, un autor que hacía tiempo que no asomaba por aquí (aunque lo ha hecho más de una vez...)
Está bien que una voz tan valorada como la suya se haga eco de un pensamiento que seguro que pasa por las cabezas de muchos de los que, de manera más anónima o con menos repercusión, trabajamos en bibliotecas.

[Llego a este artículo a través del blog de Txetxu Barandiarán]

5 comentarios:

eduideas dijo...

Para eso ya están los centros cívicos. Me parece bien que una bibloioteca se abra o que tenga salas donde se pueda hablar pero el objetivo debe ser leer y consultar información o trabajar, no cocinar

croix dijo...

Tiene sentido precisamente porque nos estamos volviendo locos.

Jean Murdock dijo...

Y por las cabezas de quienes las usamos y amamos como son.
Mucho ruido por todo. Ni lecturas en silencio, ni libros sin dibujos, ni la leche es ya la leche ni hay café con café.
Bien por Martín Garzo. Bien por Librosfera.
Y ahora shhh.

Palimp dijo...

Está bien conseguir que la gente vaya más a las bibliotecas pero ¿A qué precio? Si ponemos barra libre los viernes por la noche seguro que se llenan de adolescentes, y no creo que sea el objetivo.

francisco naranjo dijo...

yo diría que nos estamos volviendo locos... pero hace ya tiempo