16 noviembre 2009

Born to Read

La semana pasada aseguré en los comentarios que poseía algo mucho más friki que el "Personal Library Kit". He aquí la evidencia: un librito con doce calcomanías (sí, sí... calcomanías... de esas que de niños frotábamos con saliva encima de la piel para que se pegara el dibujo) para los amantes de los libros y las bibliotecas. ¿Tenía o no razón?

4 comentarios:

Berta Bocado dijo...

Mira, el teu proper tatoo!

jg dijo...

Tenías razón.
Yo alguna vez he pensado que el tatuaje del que nunca me arrepentiría ni querría borrar sería el de un libro.

Iris dijo...

¡ME LO PIDO!

Amoruccio dijo...

me gustan!