11 marzo 2016

Nadie lee nada

En su ensayo Provocación (1982), Stanislaw Lem promulgó una provocadora Ley de Lem que consta de tres breves enunciados: “Nadie lee nada; los pocos que leen, no comprenden nada; a los pocos que entienden, se les olvida enseguida”. La cita está precedida por una observación acerca del temor de los editores a publicar libros debido a la habitual falta de tiempo, la oferta excesiva y la publicidad “demasiado perfecta”. Ni el carácter genérico de la ley, ni la exageración, y menos aún la ironía, logran desvirtuar el sentido de esas tres frases taxativas, escritas como en espiral, y que, a pesar de ir de menos a más -de ningún lector a los lectores más despiertos-, concluyen en la nada de la que partieron.

***

Así empieza este artículo de Jaime Fernández.
Les recomiendo su lectura. Pausada. Para reflexionar.

(A mí, personalmente, me ha convencido de que hace años que dejé de saber leer...)

4 comentarios:

Helena Bonals dijo...

És molt bo això del devorallibres i el glotó.
Però jo sóc capaç de fer una interpretació de llibres que fa molt temps que he llegit, si m'han impactat.

francisco naranjo dijo...

uno de estos días voy a tener que empezar a releer, ya que tampoco yo sé leer desde hace mucho, ay...

O_O

Anónimo dijo...

Muy interesante el artículo, gracias por compartirlo, y, muy probablemente tenga razón en muchas de las cosas que dice. Sin embargo, yo cada vez tengo más claro que hay que leer por placer, no tanto por querer adquirir conocimientos. De esta manera sacamos provecho a la lectura con toda seguridad, aunque no nos demos cuenta somos diferentes a cuando empezamos la lectura, más 'sabios'... Soy consciente que no todo el mundo es de la misma opinión.
juan

sfer dijo...

Helena, gràcies per comentar!
Jo personalment sóc de les que llegeixo i oblido amb molta facilitat. El que no tinc tan clar (de fet, tampoc no sé si ho té l'autor de l'article...) és si això és bo o dolent. Durant gran part de l'article sembla que estigui argumentant que és un defecte de la gran majoria de lectors, però després arriba un moment on diu que potser és bo, ja que així quan tornen a llegir poden veure's impactats d'una manera que no ho van fer en una primera lectura...
És interessant tot plegat. Gràcies per llegir!

Francisco, releer es también una de mis asignaturas pendientes. Lo pienso muy a menudo: un día de estos debería ponerme a ello, sobre todo porque recuerdo algunas lecturas con mucho cariño y me gustaría saber si soy capaz de recuperar esa sensación, pero... siempre hay nuevas lecturas (aunque no sean novedades) (Ray Bradbury!) que me llaman, y... ay, ese canto de sirena!

Juan, gracias por seguir pasando por aquí y leyendo y comentando. Este blog está, sin duda alguna, dedicado a la lectura por placer y al """provecho""" que sacamos de esas lecturas (que yo creo que deben hacerse de manera totalmente desinteresada, es decir, sin esperar obtener provecho alguno; ya vendrá si es el caso). Pero, como bien dices, y defiende el autor del artículo, hay gente que se acerca a la literatura buscando otras cosas... y no me parece mal. Vamos... ni mejor ni peor. Los libros están ahí, disfrutemos todos de ellos, cada uno a su manera :-)