19 febrero 2015

Hostia, Marc, una chica invertida

Raquel es la chica para la que me reservo el futuro. La vimos por primera vez la primavera pasada. Habíamos vuelto de la Farga y estábamos sentados en una terraza. Hacía poco que conocíamos la cerveza. Pol estaba preocupado por cómo se conjugarían los verbos después de un viaje en el tiempo, o por si los ciegos sueñan, cuando de repente levantó la frente, apuntando al otro lado de la calle.
- Hostia, Marc, una chica invertida.
Ciertamente, era una chica invertida. Del revés como un calcetín, aclaró Pol, con la personalidad fuera y la apariencia dentro. Yo nunca había visto una chica invertida, por descontado. Di un trago a la cerveza y observé, perplejo, la gracia con que paseaba su manera de ser, ligerísima de ropa.
Debía de tener dieciocho años, uno más que nosotros. Se llamaba Raquel Mateu Armengol o Armengou, de perfil no se distinguía. Llevaba unos pantalones que dejaban al descubierto tres fracasos amorosos y uno personal, el de no haber entrado en medicina. Los tres fracasos amorosos eran muy visibles, pero tenía desperdigadas otras historias redondas y pequeñas, todas parecidas, como pecas. Eran muy misteriosas. Se le veía también un viaje de fin de curso y un proyecto de cooperación en el que nunca acabó de comprometerse, y se le marcaban algunas obsesiones domésticas que repasé humanamente, pero que sería un despropósito relatar. Enseguida supe que era la chica de mi vida, porque era bastante simple y tenía unos objetivos tan claros que los podías señalar con el dedo.
- Mira qué objetivos, Pol.
Poco a poco, Raquel fue empequeñeciéndose, o acortándose, al final de la calle. Miré a Pol y ambos apuramos la cerveza. Me habría gustado hablar con ella, tío, invitarla a una copa, gustarle y que me contase en confianza cómo era por dentro, si era alta o baja, gorda o flaca, rubia o morena.

***

Esta descripción de Raquel, uno de los personajes de Más o menos yo (novela de Miquel Duran traducida del catalán por Olga García Arrabal, ed. La Galera) se cuela en el top ten de mis descripciones favoritas de personajes, entre las que están la mujer con aire de ventana escandinava, el luthier Erasmus, la vecina de abajo de Abrazos, el Raffaele de Murgia, o Madame Snow.

Más o menos yo, que aunque sólo estemos a febrero se va a colar entre mis lecturas favoritas de este 2015, ya lo estoy viendo...

4 comentarios:

francisco naranjo dijo...

me encanta...

Patricia dijo...

Es una descripción genial!!! ¿El resto del libro sigue el mismo tono de fantasía? Me han entrado ganas de comprarlo, si pudieras contarme un poquito más tu opinión...

sfer dijo...

Hola Patricia! Todo el libro está repleto de apuntes similares. Extrañas metáforas y giros lingüísticos que le dan un "color" muy especial. Hacía tiempo que no leía un libro como este, en serio. Si te ha gustado este fragmento, ¡no deberías perdértelo!

Patricia dijo...

Me lo apunto en pendientes, ¡gracias!