15 abril 2013

Cuando ellos llegaron

























Extraños, muy extraños, han sido los sucesos que han tenido lugar este fin de semana en la biblioteca de cuerdas y nudos que se ha instalado durante el festival de literatura infantil "Món Llibre" en el Hall del CCCB. Hemos aprendido a interpretar el lenguaje de las cuerdas y los nudos. Hemos recuperado recuerdos enterrados para ponerlos a salvo de los hombres grises. Hemos descubierto un cofre, y dentro de un cofre un libro, y dentro del libro, en forma de bola, tres páginas arrancadas y arrugadas en forma de pelota de cada uno de los libros favoritos de una niña. Hemos descubierto en el Raval una reserva de niños lectores y escritores, especie que se creía en peligro de extinción. Hemos seguido un hilo rojo que nos ha llevado a lo largo de toda una vida. Hemos visto mensajes escritos en flamenco y en portugués, escondidos en cajas y enrollados en tela de saco. Hemos intuido el significado de manuscrito y hemos abierto cajones llenos de los secretos que los niños guardan en el fondo de sus bolsillos.

¿Extraños?
Mágicos, diría yo... Y, sintiéndolo mucho, indescriptibles.

Quédense con un nombre. José Antonio Portillo. Y si lo ven aparecer cerca de dondequiera que se encuentren, síganlo.

***

Algunos enlaces para seguirle la pista...

- Sobre la biblioteca de nudos, aquí y aquí.
- Sobre el museo del tiempo, aquí y aquí.
- Sobre el archivo de gestos emocionales, aqui y aquí.