21 noviembre 2010

Nada más que hacer

... y cuando tengo mil cosas por hacer, a veces también me olvido de todo y, simplemente, leo.

***
No pretendía que el tomármelo con más calma acabara siendo una ausencia tan prolongada (y que todavía no ha terminado), pero así son las cosas...

1 comentario:

Laura Uve dijo...

Esto tiene que ser un placer, si ahora necesitas esa calma, perfecto. Te echaba en falta.

Un abrazo.